Pontificia Comisión para la Arqueología Sacra

Autoridades

Presidente
Cardenal Gianfranco Ravasi

¿Qué es?

Instituida por Pío IX (6 enero de 1852) “para custodiar los sagrados cementerios antiguos, para cuidar preventivamente la conservación, las ulteriores exploraciones, las investigaciones, el estudio, para tutelar además las más antiguas memorias de los primeros siglos cristianos, los monumentos insignes, las Basílicas, en Roma, en los suburbios y suelo romano y también en las otras diócesis en acuerdo, con los respectivos Ordinarios”, fue declarada pontificia por Pío XI (Motu Proprio Los primitivos cementerios, 11 dic 1925). Con ampliación de poderes. A causa de los Pactos Lateraneses (art. 33 del Concordato) extendió su autoridad y ámbito de acción y estudio a todas las catacumbas existentes en el territorio italiano. El nuevo concordato, art 12, ha confirmado este estado para las catacumbas cristianas. En los lugares a están confiados, nada puede ser modificado sin su permiso; tiene la dirección de todo tipo de trabajo a ser practicado y publica los resultados; establece las normas para el acceso del público y de los estudiosos en los cementerios e indica las criptas y las cauteles para la santa Liturgia. “Con la obra de la Comisión son coordinadas la Pontificia Academia Romana de Arqueología y el Pontificio Instituto de Arqueología Cristiana. La Comisión continúa, además, interesándose por la actividad de la Sociedad para las Conferencias de Arqueología Cristiana y del Collegium Cultorum Martyrum ” (Motu Proprio de Pío XI, 11 dic. 1925; Reglamentación para la P. C. A. S. par. II, n. 10). (Anuario Pontificio, 2001, pp. 1621-1622).

La Pontificia Comisión de Arqueología Sacra tiene sede en el Palacio del Pontificio Instituto de Arqueología Cristiana, en via Napoleone III, 1 - 00185 Roma - tel. +39/06.44.65.610; +39/06.44.67.601; fax +39/06.44.67.625; e-mail [email protected]

Comentarios

El vlog de Giuliana
Fe y ciencia
Sacramentos.FE
Consultorio Familia y Vida

Síguenos:

Libros del padre José Antonio Fortea
El blog de Mons. José Gómez