Recursos


La vida fraterna en común
Congregación para los institutos de vida consagrada
y las sociedades de vida apostólica

Capítulo II "La dimensión comunitaria de los consejos Evangélicos"

44. En la dimensión comunitaria la castidad consagrada, que implica también una gran pureza de mente, de corazón y de cuerpo, expresa una gran libertad para amar a Dios y todo lo que es suyo con amor indiviso, y por lo mismo una total disponibilidad de amar y servir a todos los hombres, haciendo presente el amor de Cristo. Este amor no egoísta ni exclusivo, no posesivo ni esclavo de la pasión, sino universal y desinteresado, libre y liberador, tan necesario para la misión, se cultiva y crece en la vida fraterna. Así los que viven el celibato consagrado «evocan aquel maravilloso connubio, fundado por Dios y que ha de revelarse plenamente en el siglo futuro, por el que la Iglesia tiene por esposo único a Cristo» (PC 12; cf. can 607).

Congregación para los Institutos de Vida Consagrada y las Sociedades de Vida Apostólica. La vida fraterna en común. Lima; ed. Salesiana – ediciones Paulinas –San Pablo 1994, 1era edición. Capítulo II, n. 44 ("La dimensión comunitaria de los consejos Evangélicos", p. 41)

Comentarios