Tercer día de la Novena a San Pedro Claver

En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo

Oración Inicial

Te damos Gracias Oh Dios, que creaste al hombre a tu
imagen y semejanza para que viviera en este mundo como hijo
tuyo, y lo redimiste con la sangre preciosa de tu
Unigénito, para que gozara de Ti para siempre. Te damos
Infinitas gracias por tantos beneficios y por haber dado a
todo el mundo a San Pedro Claver, que tanto contribuyó
con sus fatigas para que los hombres te conocieran y
amaran sinceramente.
Te ofrecemos los méritos de este siervo,
fiel imitador de los ejemplos
de nuestro divino Redentor, y te pedimos que nos concedas
por su intercesión que libres de la esclavitud del pecado nos
preocupemos en tu servicio y en la práctica de las virtudes
cristianas, a fin de que dando testimonio de ti con el amor,
la misericordia y el servicio a los demás, podamos algún día
con todos tus hijos fieles, gozar de ti en el cielo y alabarte
eternamente. Amen.

CONOCIENDO SU HISTORIA

Un portero muy especial
Desde los primeros momentos sintió dudas sobre su
vocación al sacerdocio, pues le atraían la sencillez y los
oficios humildes de los hermanos coadjutores. Esto explica
la gran amistad y admiración que sintió en Mallorca, donde
fue destinado a ampliar sus estudios de filosofía, con el
hermano portero San Alonso Rodríguez. Nacido en Segovia
e hijo de un comerciante en paños, Alonso se había hecho
jesuita ya mayor, pues, tras fallecer su padre, tuvo que
abandonar sus estudios en Alcalá y encargarse del negocio
de la familia. Contrajo matrimonio, enviudó y perdió a sus
dos hijos, ocasión en la que decidió hacerse religioso. El
influjo del humilde y místico hermano portero del colegio de
Montesión en Pedro Claver fue decisivo, ya que el joven
jesuita consiguió permiso de los superiores para conversar
todas las noches un cuarto de hora con Alonso Rodríguez.
Pedro aprovechó a fondo estas charlas, cuyas luces recogía
en un cuaderno que le acompañó toda la vida.

Tercer día: La Libertad

Ver: El secuestro es una de las muchas expresiones de la
violencia socio - política en Colombia y su frecuencia ha
aumentado en las últimas dos décadas. Secuestro de
prisioneros de guerra, por extorsión, por venganza,
autosecuestros y demás son parte del panorama que
muestra esta terrible realidad entre nosotros. Familias que
sufren, hijos que no conocen a sus padres o seres queridos
que se aferran a una prueba de supervivencia como
garantía de que el secuestrado aun vive. Este es un
ejemplo de la violación a este derecho, pero de muchas
otras maneras se atenta contra él.

Gálatas 5,13.14.6,9
“Ustedes, hermanos, han sido llamados para vivir en
libertad…Porque toda ley se cumple con un precepto:
Amarás a tu prójimo como a ti mismo. No nos cansemos de
hacer el bien, que a su debido tiempo cosecharemos sin
fatiga”. Palabra de Dios.
San Pedro Claver sí que supo ser libre, y nos lo mostró de
manera concreta, no a los más ricos sino principalmente a
los más necesitados, a los esclavos negros; fue libre en
todo sentido, para recibir a los barcos negreros, y hasta
pasar la noche en vela atendiendo a los esclavos que para
él, eran hijos de Dios al igual que cada uno de nosotros,
San Pedro Claver con su libertad nos ha mostrado que lo
más grandioso en la vida es saber qué puedes hacer para
servir a los demás y también para servirles en algo, todos
tenemos esa oportunidad de ser colaboradores del Reino, lo
importante es hacerlo con amor, sin interés, libre y
conscientemente, sin coacciones de ningún tipo, porque
Dios no quiere un servicio obligado sino una respuesta libre.
¿Soy libre en lo que hago?, o por el contrario, ¿lo que hago,
lo hago porque alguien me obliga a hacerlo?
Actuar: ir a visitar un preso u orar por los
secuestrados.

Rezar Padre nuestro, Ave María y Gloria.

GOZOS

Oh San Pedro Claver intercede por nosotros sedientos de Dios.
En tus manos nos abandonamos con anhelos de liberación.
A ti San Pedro Claver patrono de los esclavos,
nos encomendamos en tus santas manos,
que al ver tú llegar la esclavitud a nuestras vidas
nos socorras siempre presto a salvar nuestras familias.
Oh San Pedro Claver intercede por nosotros sedientos de Dios.
En tus manos nos abandonamos con anhelos de liberación.
Esclavo de los esclavos, es el título que te dan
a ti San Pedro Claver, todo un santo de verdad.
Pues fuiste a Cartagena, no precisamente a pasear, sino a ver aquellos negros
que Dios te había de encomendar.
Oh San Pedro Claver intercede por nosotros sedientos de Dios.
En tus manos nos abandonamos con anhelos de liberación.
Quizás no te podamos definir San Pedro, en un sólo valor:
humildad coraje y valentía los llevas en el corazón
!Eso sí, está claro¡ te los dió Dios, nuestro Señor.
Oh San Pedro Claver intercede por nosotros sedientos de Dios.
En tus manos nos abandonamos con anhelos de liberación.
A los esclavos te presentaste y a ellos quizás asustaste,
porque no habían conocido
tanto amor en cualquier parte
a ti Santo milagroso, santo de la humildad
hoy y siempre te pedimos que nos ayudes cada día más.
Oh San Pedro Claver intercede por nosotros sedientos de Dios.
En tus manos nos abandonamos con anhelos de liberación.
Tuvistes muchos enemigos, humillaciones y obstáculos, pues trabajabas de corazón
y no hacías espectáculos.
Tu misión no tiene fronteras ni tampoco color
pues sabes que todos somos la gran familia de Dios.
Oh San Pedro Claver intercede por nosotros sedientos de Dios.
En tus manos nos abandonamos con anhelos de liberación.

Oración Final

Oh. Dios, que con el fin de llevar el evangelio a los esclavos
Negros, dotaste a San Pedro Claver de admirable amor
y paciencia; concédenos por su intercesión y ejemplo,
que superemos todas las discriminaciones sociales,
y amemos a todos los hombres con sincero corazón.
Por Jesucristo nuestro Señor…
Amen

Comentarios