Primer Día de la Novena a Santa Eduviges

En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

Plegaria introductoria:
Prepara nuestros corazones, Señor, para este rato de oración. Celebramos con gozo a santa Eduvigis. Ella te amó y fue fiel al Evangelio. Vivió intensamente el seguimiento de Jesús, y le dedicó toda su vida. Ella es modelo para todos los cristianos.  

Lecturas y meditaciones diarias:

Primer día
Eduvigis nació en Baviera hacia el año 1174. Hija del conde Bertoldo de Andechs. Fue tía de otra gran santa, Isabel de Hungría. A los doce años de edad, contrajo matrimonio con el duque Enrique de Silesia, quien sólo tenía dieciocho años. Tuvo siete hijos. Su esposo heredó el ducado en 1202. Inmediatamente, a instancia de su esposa, fundó el gran monasterio de religiosas cistercienses de Trebnitz, a cinco kilómetros de Breslau. Se cuenta que todos los malhechores de Silesia fueron ordenados a trabajar en la construcción del monasterio, que fue el primer convento de religiosas en Silesia. El duque y su mujer propagaron en sus territorios no sólo la vida religiosa, sino también la cultura germánica. Entre los monasterios fundados por los duques, los había de cistercienses, de canónigos de San Agustín, de dominicos y de franciscanos. Enrique fundó el Hospital de la Santa Cruz en Breslau, y Santa Eduvigis, un hospital para leprosas en Neumarkt donde solía asistir personalmente a las enfermas.
Existe un cuento que explica que cuando Dios creó el mundo vio que todo era bueno. Pero cuando disfrutaba contemplando su creación, vio que una criatura estaba triste y silenciosa: era el cordero. El buen Dios le preguntó:"¿Qué es lo que te hace falta?". "Soy una criatura débil e indefensa -respondió el cordero-. ¿Por qué no me has dado armas defensivas? Otros animales tienen cuernos, garras, colmillos, veneno, agilidad... y pueden defenderse". El buen Dios se conmovió, y le propuso:"Escoge lo que quieras, garras, veneno... para defenderte de tus enemigos". El cordero le contestó: "Yo soy pacifista, Señor, y no quiero armas tan agresivas y peligrosas. Te pido armas para olvidar las agresiones y soportar los sufrimientos". "Entonces -dijo Dios- te daré las tres armas más poderosas de la esperanza: la no violencia, el amor y la paciencia".
Pidamos al Señor por intercesión de santa Eduvigis que nos haga partícipes de las armas de la esperanza. Solamente por el camino de la no violencia y del amor, podremos creer en el sueño de un mundo unido basado en la convivencia pacífica entre los pueblos y las etnias diferentes.

Frases para meditar:

"Piensa en lo que tienes y no en lo que te hace falta. De las cosas que tienes escoge las mejores y después medita cuán afanosamente las hubieras buscado si no las tuvieras (Marco Aurelio).

Oración:
Oremos unidos con santa Eduvigis, a Jesús, nuestro Señor.
1. Para que aprendamos a sembrar a nuestro alrededor amor, esperanza, generosidad y espíritu de servicio. Tener más estima de nuestros abuelos, nuestros padres y hermanos. Señor, ten piedad.
2. Para que los pobres, los enfermos, los que se encuentran solos, los que han perdido la esperanza, se sientan confortados por la fuerza de Dios y por nuestra ayuda. Señor, ten piedad.
3. Para que en el mundo crezca la paz y la justicia, y se acaben las opresiones, las desigualdades, las guerras, el hambre. Señor, ten piedad.
4. Para que el ejemplo de Eduvigis sirva a muchos conocer el gran mensaje de Jesucristo y sigan su gran mensaje que da vida y esperanza a la humanidad.
5. Petición libre (Aquí haces la petición que quieres)

Padre nuestro...
Acabemos nuestro encuentro de oración invocando juntos a santa Eduvigis para que vele por nosotros e interceda ante Dios para (decir la necesidad personal) y nos ayude también a ser más cristianos.
Santa Eduvigis, fiel amiga y seguidora de Jesucristo, trabajadora de la viña del Evangelio. Hoy te invocamos con toda confianza, porque eres compañera nuestra en el camino de la fe. Tú que vives ya por siempre en el gozo del Reino de Dios, vela por nosotros, protégenos, danos generosidad y coraje, ayúdanos a ser cada día más cristianos. Santa Eduvigis, ruega por nosotros. Amén.

El Señor nos bendiga, nos guarde de todo mal y nos lleve a la vida eterna. Amén.

Comentarios