Pensamientos de Santa María Micaela del Santísimo Sacramento

AMOR AL SANTÍSIMO SACRAMENTO
 
* Estoy tan unida con mi amado Jesús, que soy con Él demasiado feliz. 
* Adoratriz soy en verdad del Santísimo Sacramento, aunque no como debo y tan alta majestad merece.
* Quita el juicio pensar lo bueno que es Dios.
* Haced bien y con fervor la Adoración a Jesús Sacramentado, porque paga muy bien un solo pensamiento con indecibles consuelos y da fuerza para todos los trabajos de la vida.
* Ya no tengo corazón, se lo di a mi Amado y no se lo he de pedir.
* Que en el amor a Jesús Sacramentado nadie nos lleve ventaja jamás, hijas mías.
* Mi alma tiene hoy una gran necesidad de pasar unas horas a solas con mi Dios, con mi Amado Jesús Sacramentado.
* ¡Dios es todo mío!...Que yo sea toda suya de obra, ya que los deseos son muy grandes y vivos.
* No tengo domicilio fijo; soy como mi amado Señor, que está en todas partes y va donde le llaman y buscan.
* Si cien veces me hallara en mi opulenta casa y goces, los dejara por Dios.
* Sólo Dios es el consuelo de una Superiora Esclava de Jesús Sacramentado; no hay penas ni malos ratos en la vida.
* Ni el ser Santa, ni tener visiones ni raptos, me mueve a mí ni a sufrir ni a trabajar.
* Me mueve, primero, el deseo que tengo impreso en mi corazón de amar a Dios, no tanto por su Pasión como por haberse quedado con nosotras toda la vida en el Sacramento.
* Como yo tengo un deseo que devora mi corazón de acompañar al Santísimo, me meto en todos los Sagrarios que hallo al paso.
* Ofrecí a mi amado Jesús, cada día y muchas veces, enviarle un pensamiento de amor a todos los Sagrarios del mundo.
* Me vi tan fuertemente impedida a meterme en el Sagrario y tan recogida estuve, que se pasó la hora de meditación sin sentir.
* Es un gusto, que siempre y en todo momento se alabe al Santísimo Sacramento.
* Me gusta se repita al Señor esta alabanza: ALABADO SEA EL SANTÍSIMO SACRAMENTO. SAGRADA COMUNIÓN
* Al pensar el acto de amor del Señor, deseé amarle, y este deseo me hizo feliz.
* Tú no me faltes a mí –me dijo el Señor- que yo no te faltaré jamás.
* Yo sentía un consuelo tan extraordinario en la Comunión, que por muchos años he creído lo sentían todos generalmente.
* No dejaré la Comunión mientras pueda.
* Después de la Comunión pedía yo me ayudase el Señor; sentí en mi corazón una seguridad grande.
 
FE Y AMOR A LA IGLESIA
 
* Cifro mi mayor dicha en ser hija de la Iglesia de Jesucristo.
* Aunque no existiesen los milagros y otros motivos de credibilidad, creería igualmente todas las verdades que enseña nuestra Santa Madre Iglesia.
* La reputación del Sacerdote es una cosa tan preciosa que se debe buscar el modo de conservarla, aún con riesgo de la propia vida. ESPERANZA
* No hay más que amar a Dios, y todo sobra.
* Me fui a pedir al Señor que me lo arreglara, como hago en todas mis cosas. Con el Santísimo lo arreglo todo.
* No hay más que trabajar en la obra de Dios para que Él lleve la mitad de la carga, y aún toda si de veras si de veras nos entregamos a Él.
* Tengo al Señor con cuerda de amor atado, y no consentirá en el Colegio mal extraordinario. ¡Qué bueno es!
* No comprendo cómo una Esclava de un Rey tan poderoso tenga que temer nada que no sea ofender a su Señor.
* Si me estorban los montes, mi Señor, Superior, Amigo y Amante y Esposo, los aplanará.
* Si falta algo a una colegiala y se pierde por ello, todo lo hemos perdido y con ello un alma.
* Yo no perdonaré gastos por salvar un alma.
* No puedo decir con verdad que gobierno yo; es Él, Jesús, el que lo hace todo.
* Como Esclavas de Jesús quiero yo a mis hijas, esperando contra toda esperanza.
 
AMOR DE DIOS
 
* Quisiera tener mil corazones para agradecer al Señor tanta caridad con el que le sirve y desea amarle. 
* Creen mis hijas que yo ardo en el amor divino, y es Dios el que arde y quiere que arda el mundo, y a eso vino.
* Me voy a ver si prendo fuego y enseño a mis hijitas a amar a Dios.
* Cuesta no salir a gritos por la calle publicando lo que es Dios.
* Yo sufro y me abraso porque no puedo amar a Dios.
* Ámale tú, hija mía, y no te duela nada, ni ceses de trabajar por su gloria, porque la vida es corta para alcanzar su amor.
* Hoy no escribo yo sino el fuego del corazón, que busca esta salida para que el cuerpo viva.
* Yo quisiera ser mártir para probarme a mí misma que soy capaz de amar a un Dios tan bueno.
* Yo quisiera sufrir algo. Pídale que yo derrame toda mi sangre por amor suyo.
* El celo por la gloria de Dios me devora y roba el tiempo, corazón y vida.
* Porque le amen daría yo hoy mi vida, y ya que esto no es posible, doy cuanto tengo, soy y puedo.
* ¡Cómo hallo yo a mi Dios! Siempre tan amable y pronto a servirme en todo.
* Cada Casa es un prodigio en el que resplandece el amor de Dios.
* Amemos a Dios con todo nuestro corazón.
* Yo deseo amar a Dios. No quiero ser yo sola. Quiero que todas le amen conmigo.
* Dios me ayuda de un modo admirable, como Dios que es grande y generoso, y nos vence por amor.
* Yo no sé que haya en el mundo mayor dicha que servir a Dios y ser ser su Esclava.
* Yo sé decir que soy demasiado feliz.
* Estoy resuelta a ser santa, y grande santa.
* ¡Qué dicha servir a Dios! No hay placer en el mundo igual a vivir con Él y tenerle en el corazón y servirle a Él solo.
* Con Dios no hay penas, fuera de ofenderle y amarle poco.
* Servir a dos señores no puede ser: si el mundo queda servido, Dios no.
* Si hablo de las cosas de Dios, es por Él solo.
 
DEVOCIÓN A LA SANTÍSIMA VIRGEN
 
* María es nuestra Madre y si la buscamos la hallaremos un día.
* Son mis amores los dolores de María.
* La Señora mira mis dolores en pago de que me duelo con el dolor de los suyos.
* ¡Ave María! Señora, haz que no me quede en el deseo y en el proponer.
 
CONFORMIDAD CON LA VOLUNTAD DE DIOS
 
* No me siento inclinada a nada más que a servir y amar a Dios, donde quiera y como quiera.
* Amémosle, hijas, amémosle de todo corazón, que bien se lo merece.
* ¡Ojalá supiera yo lo que Dios quiere de mí!; por penoso que fuera, no dudaría en hacerlo.
* No puedo conseguir lo único que deseo en el mundo, que es amarle y servirle como Él quiere.
* Es un consuelo no hacer en nada su gusto, sino el de Dios.
* Estoy tan conforme con lo que Dios quiere, que no sé desear más que lo que Él quiere.
* El dejarse llevar sin rumbo por un Dios tan bueno como el mío, es ir muy hallada y segura.
* ¡Bendito sea mil veces por bienes y males, que Él desvanece sin sentir!
* Salgo para Valencia… y voy preparada a morir o vivir, y llevo la confianza de que no he de hacer falta.
* ¡Bendito sea Dios, que permite las penas para que se le alabe en medio de ellas!
 
ENTREGA INCONDICIONAL
 
* Dios quiere que le sirva como Él quiere ser servido.
* Hice una entrega total de todo mi ser, con todas las cosas que de mi dependían.
* Soy de Dios y me hallo tan ligada a Él por mis Votos, que renuevo y renovaré cada día de mi vida.
* Todo lo he dado hoy. Ya no tengo nada que llame ya mío.
* Soy de Dios… Cuánto me dice a mí esta palabra… ¡Con qué gusto la digo y qué alto me suena!
* ¡Dios lo quiere!... Esto es para mí lo mejor.
* Mi único deseo es no desear nada más que lo que el Señor quiera y como quiera.
* Dar a Dios cuanto pueda por mi parte, es mi anhelo en esta vida.
* La conformidad con la voluntad de Dios es para mí un consuelo muy grande.
* Dios quiere que le sirva como Él quiere ser servido.
* En las penas grandes digo al Señor: Como tú quieras, Dios mío y nada más.
* Con el Señor nada temía, y sentía valor y fuerza para todo.
* Yo lo hacía todo con el Señor a la vista. Esto es un gozo inexplicable
* Señor, enséñame a hacer tu voluntad.
 
ESTIMA DEL SUFRIMIENTO
 
* Las penas son mi elemento y vivo mejor con ellas que sin ellas.
* Yo nací para mártir. ¡Bendito sea mi Dios, que me escogió para sufrir por amor suyo!
* Si me muero y me encuentran el corazón deshecho, será de penas.
* Las durezas, injusticias, calumnias, insultos y desprecios me llevan a amar a Dios.
* Las penas, cruces y trabajos me hacen meterme en el Sagrario y salgo a la fuerza de allí.
* Sufrir por Dios y padecer por su amor es demasiada dicha.
* Es tan bueno mi Jesús que me consuela en la ausencia de mis hijas.
* Qué gusto será, después de haber sufrido mucho, el ver que el premio es ver a Dios y a la Santísima Virgen.
* Mil veces bendito mi Jesús, que las penas me dan amor al Dios que me las envía.
* El ser esclava de Jesús y de la Caridad no es un nombre vacío: es real y verdadero.
* Amémosle todas, hijas, que el enemigo ha de darnos malos ratos y nos hará sufrir mucho.
* Las penas me hacen llorar de gozo.
* No ofendiendo a Dios en nuestras Casas, lo demás lo sufro con alegría.
* Qué gusto, hijas mías, sufrir algo por Jesús.
* Tengo penas muy hondas.
* Ésta es la obra de Dios, a quien hemos sacrificado todo, hasta la vida.
* Es una cosa de mucho mérito sufrir males, porque no cabe duda que ésta es la Voluntad de Dios.
* Sufrid resignadas, hijas, que la vida es corta y la paga eterna.
* Mis penas son muchas, grandes y variadas a lo infinito; pero soy feliz.
* ¡Quién me diera ser mártir de la caridad; salto de gozo en pensarlo!
* Yo soy feliz en medio de tantas penas y dolor de mi corazón.
* No se ofende a Dios en esta Casa. Éste es el gran consuelo de mi corazón.
 
POBREZA, OBEDIENCIA
 
* Como salí de caridad y por obediencia, al volver, en Madrid hallé mi Casa convertida en un cielo.
* Yo gozo en obedecer por amor a Dios.
* No siento repugnancia a la obediencia… Siento deseo de obedecer.
* Mejor hago una cosa contraria a mi deseo por obediencia, que una agradable por mi gusto.
* El ser Superiora es la mayor prueba de obediencia.
* Sólo el ser Superiora General y conformarse, es la mayor prueba de amor que le doy a Dios. Por Dios sólo, lo soy.
* La paz del alma y la tranquilidad de conciencia son un tesoro que no tiene precio.
 
AMOR A SUS HIJAS
 
* Quiero santas a todas mis hijas, y no me contento con menos.
* Deseo hacer la felicidad de todas mis hijas aquí, para que con sus oraciones me alcancen las acompañe al cielo, que las deseo a todas. Su madre Sacramento.
* Ando tan ocupada que no me queda más que la noche para decir a mis hijas que las quiere mucho su Madre Sacramento.
* Amo a mis hijas con todo mi corazón, y digo al Señor que sólo por darle mayor gloria estaría yo separada de ellas.
* Llegará un día en que Dios ha de juntarnos en la gloria para no separarnos jamás.
* Ni viva ni muerta quiero que falte nada a ninguna de mis hijas, que yo amo con todo mi corazón, como Dios sabe.
* Cada día me apego más a mis hijas, ya sea que voy siendo vieja, me duela más dejarlas.
* A mis hijas del alma, las colegialas, les aseguro que las amo de un modo inexplicable y que sin ellas no vivo.
* Las hijas del alma, las colegialas, son una necesidad de mi corazón y, si son buenas, me harán llorar de gozo.
* Dios vale mucho, y bien merece un poco de vencimiento por nuestra parte para no dejarle por nada.
* Amo a todas mis hijas de un modo que no lo pueden pensar; pero en el cielo lo conocerán y verán que sólo he vivido por Dios y para ellas.
* No hay corazón para ver el cariño de mis hijas.
* Dios me las bendiga y guarde, que sólo a Él se las doy.
* Amad a Dios y sed felices de sufrir algo por su amor, como yo hago.
 
CELO POR LAS ALMAS
 
* Es un consuelo dedicar todos los instantes de la vida a salvar jóvenes.
* Todo, a la mayor gloria de Dios y salvación de las jóvenes, que es nuestra misión en este mundo.
* Porque no se ofenda a Dios, yo daría mi vida como la doy en cierto modo.
* No ofendiendo a Dios en nuestras casas, lo demás sufrámoslo con alegría.
* El deseo de salvar jóvenes es para mí como una espuela clavada en el corazón.
* La obra de salvar jóvenes y adorarle consuela el afligido corazón de Dios.
* No es afán de que se salven las colegialas sino ambición que me devora, vengan de donde quieran; como se salven o dejen de ofender a Dios, aunque no sea más que una hora, me contento.
* Qué gusto salvar almas: Dios me da la vocación de esta obra toda suya.
* Yo no toleraba la más pequeña crítica, m

Comentarios