Novena a Nuestra Señora de Aparecida

A medida que se acerca la fiesta de Nuestra Señora de aparecida , celebrada el 12 de octubre, presentamos la novena puesta a disposición por el portal Canção Nova en honor a la patrona de Brasil, para pedir su bendición y protección.

Oración inicial

Dios mío, ven en mi ayuda.
Señor, date prisa en socorrerme.

Oración al Espíritu Santo

¡Ven, Espíritu Santo! Llena los corazones de tus fieles y enciende en ellos el fuego de Tu amor. Envía Tu Espíritu y todo será creado. Y renovarás la faz de la Tierra. 

Oremos: Dios, que instruyó los corazones de Tus fieles con la luz del Espíritu Santo, que apreciemos con justicia todas las cosas según el mismo Espíritu y que siempre gocemos de Su consuelo. Por Cristo, Nuestro Señor. Amén.

Oración oara todos los días

Virgen purísima, concebida sin pecado, y desde ese primer momento toda bella y sin tacha, María gloriosa, llena de gracia, Madre de mi Dios, Reina de los ángeles y de los hombres: te saludo humildemente como Madre de mi Salvador, que con esa estima, el respeto y la sumisión con que te trató, me enseñó qué honores y veneración debo rendirte; Dígnate, te lo ruego, de recibir a los que te consagro en esta Novena. 

Eres el refugio de los pecadores arrepentidos, y por eso tengo motivos para volverme a ti; eres Madre de Misericordia, y por este título no puedes dejar de conmoverte al ver mis miserias; después de Jesucristo, ustedes son toda mi esperanza, y por eso no pueden dejar de reconocer la tierna confianza que tengo en ustedes; hazme digno de llamarme tu hijo, para que con seguridad te diga:

Jacculatorio (al final de cada día):

¡Señora Aparecida, patrona milagrosa, sé nuestra guía en esta carrera mortal! 

Oh Virgen Aparecida, Sagrario del Redentor, dale a tu alma debilitada tu poder y tu valor. ¡Oh Virgen Aparecida, norte fiel y segura, alcánzanos gracias en la vida, favorécenos en la muerte! Padre Nuestro, Ave María, Gloria.

 

Primer día

¡Aquí estoy a tus santísimos pies, Virgen Inmaculada! Estoy muy feliz contigo, porque desde la eternidad fuiste elegida Madre del Verbo Eterno y preservada de la culpa original. Bendigo y doy gracias a la Santísima Trinidad, que te enriqueció con este privilegio en tu Concepción, y te suplicamos humildemente que me obtengas la gracia para superar los tristes efectos que el pecado ha producido en mí. 

¡Ah! Señor, hazme vencerlos y nunca dejar de amar a mi Dios.

Segundo día

Oh María, lirio inmaculado de la pureza, te felicito, porque desde el primer momento de tu Concepción estuviste llena de gracia y más allá de eso se te dio el perfecto uso de la razón. Doy gracias y adoro a la Santísima Trinidad, que os dio tan sublimes dones; y estoy totalmente confundido en tu presencia al verme tan pobre en gracia. Tú, que por la gracia celestial te enriqueciste tan copiosamente, compártelo con mi alma y hazme partícipe de los tesoros que comenzaste a poseer en tu Inmaculada Concepción.

Tercer día

Oh María, mística rosa de la pureza, me alegro contigo, que triunfaste gloriosamente de la serpiente infernal, en tu Inmaculada Concepción, y que fuiste concebida sin mancha de pecado. Doy gracias y alabo a la Santísima Trinidad, que te ha concedido tal privilegio, y te ruego que me obtengas la fuerza para superar todas las traiciones del enemigo común, y no manchar mi alma con el pecado. ¡Ah! Señora, ayúdame siempre y deja que quien, con tu protección, triunfe siempre sobre todos los enemigos de nuestra eterna salvación.

Cuarto día

Oh espejo de pureza, Inmaculada Virgen María, me llena de gran alegría ver que desde tu Concepción se te han infundido las más sublimes virtudes y, al mismo tiempo, todos los dones del Espíritu Santo. Doy gracias y alabo a la Santísima Trinidad que los favoreció con estos privilegios; y te suplico, oh Madre benigna, que me obtengas la práctica de las virtudes, y que también me hagas digno y reciba los dones y la gracia del Espíritu Santo.

Quinto día

Oh María, luna refulgente de pureza, te felicito, porque el misterio de tu Inmaculada Concepción fue el comienzo de la salvación del mundo entero. Doy gracias y bendigo a la Santísima Trinidad, que así magnificó y glorificó tu persona, y te suplico que obtengas la gracia de saber aprovechar la Pasión y Muerte de tu Jesús, y que su sangre derramada en la cruz pueda no me seas inútil, sino que viva en santidad y salve mi alma.

Sexto día

Oh estrella resplandeciente de pureza, la Inmaculada Concepción causaría inmensa alegría a todos los ángeles del paraíso. Doy gracias y bendigo a la Santísima Trinidad, que los enriqueció con tan hermoso privilegio. ¡Ah! Señora, que algún día participe en esta alegría y pueda, en compañía de los ángeles, alabarte y bendecirte eternamente.

Séptimo día

Oh amanecer puro y naciente, María Inmaculada, me alegro y regocijo contigo porque en el mismo momento de tu Concepción, fuiste confirmada en la gracia y hecha impecable. Doy gracias y exalto a la Santísima Trinidad, que te destacó con este privilegio especial, ¡Ah! Santísima Virgen, concédeme un aborrecimiento total y continuo del pecado por encima de todos los demás males, y déjame morir antes que volver a cometerlo.

Octavo día

Oh sol inmaculado, Virgen María, te felicito y me alegro de que en tu Concepción te haya sido otorgado por Dios una gracia mayor y más copiosa que la que todos los Ángeles y todos los Santos tuvieron en la cima de sus méritos. Doy gracias y admiro la suprema bondad de la Santísima Trinidad, que os ha enriquecido con tal privilegio. ¡Ah! Señora, hazme responder a la gracia divina y no vuelvas a abusar de ella; cambia mi corazón y haz que mi arrepentimiento comience de ahora en adelante.

Noveno día

Oh luz viva de santidad y ejemplo de pureza, Virgen y Madre, Santísima María, tú, recién concebida, has adorado profundamente a Dios y le has dado gracias, porque a través de ti, levantada la antigua maldición, ha descendido una gran bendición sobre los hijos de Dios. Adán. ¡Ah! Señora, que esta bendición encienda en mi corazón un gran amor por Dios; enciéndelo, para que ame constantemente al mismo Señor, y luego goce eternamente en el Paraíso, donde le dé las más vivas gracias por los privilegios únicos que se te han concedido, y también te vea coronado con tal victoria.

Amén

 

 

Comentarios