Miércoles 17 de Marzo de 2017

En aquel tiempo, Jesús habló así a sus discí­pulos: “Yo soy la vid verdadera, y mi Padre es el viñador. Todo sarmiento que en mí no da fruto, lo corta, y todo el que da fruto, lo limpia, para que dé más fruto. Vosotros estáis ya limpios gracias a la Palabra que os he anunciado. Permaneced en mí­, como yo en vosotros. Lo mismo que el sarmiento no puede dar fruto por sí mismo, si no permanece en la vid; así tampoco vosotros si no permanecéis en mí­. Yo soy la vid; vosotros los sarmientos. El que permanece en mí y yo en él, ése da mucho fruto; porque separados de mí no podéis hacer nada. Si alguno no permanece en mí­, es arrojado fuera, como el sarmiento, y se seca; luego los recogen, los echan al fuego y arden. Si permanecéis en mí­, y mis palabras permanecen en vosotros, pedid lo que queráis y lo conseguiréis. La gloria de mi Padre está en que deis mucho fruto, y seáis mis discí­pulos”.

Comentario:

El Evangelio de hoy es muy gráfico para entender cuál es nuestra relación con Dios. El Señor toma la figura de la vid (el tronco) y los sarmientos (las ramas). Es una figura que no es la primera vez que Dios la utiliza. Ya en el Antiguo Testamento se habí­a utilizado muchas veces para referirse al pueblo escogido por Dios, al Pueblo de Israel. Este pueblo era la viña plantada por Dios, cuidada por Dios y que se esperaba que de mucho fruto. Pero por diferentes motivos nunca da el fruto que deberí­a, más bien se convierte en un pueblo incrédulo, duro de corazón, que traiciona la fidelidad a Dios. "¿Qué más puedo hacer por mi viña que no haya hecho ya? ¿Por qué cuando esperaba uvas dulces, me ha dado uvas amargas?", nos dirá el libro de Isaí­as. En esa situación Dios pone la verdadera vid en la historia. Esta es su mismo Hijo que se hace carne. Jesucristo es la vid verdadera. Pero no lo hace Dios como un desprecio para los hombres, sino que la planta en medio del mundo para que los hombres formemos parte de ella. Por eso nos dice que somos los sarmientos. Así­, los sarmientos, unidos a la vid, siempre darán frutos buenos, ya no frutos malos ni amargos, porque están nutridos del mismo Jesucristo, que es Dios, que es eternamente fiel.

Y no sólo eso, sino que nos dice también el Evangelio: "Todo sarmiento que en mí no da fruto, lo corta, y todo el que da fruto, lo limpia, para que dé más fruto". A veces el Señor nos corta, y la poda duele, uno sufre. Quizá nos quitará algunas cosas, válidas pero secundarias, para que veamos mejor lo esencial. Quizá permitirá el dolor, el sufrimiento, que sintamos la injusticia, la incomprensión, para que nos adherimos más a Él, para que amemos más, para que demos fruto abundante. Y si tenemos la mirada fija en Jesús, esto es para crecer, para dar más frutos aún. Jesús es quien nos permite dar los frutos buenos, y no sólo buenos, sino abundantes nos dice el Evangelio. Porque así son las obras de Dios, Dios siempre da en abundancia. Confiemos siempre en el Señor, aunque a veces la poda nos duela un poco.

P. Juan José Paniagua

Comentarios