Miércoles 03 de Mayo de 2017

Jesús dijo a Tomás: "Yo soy el Camino, la Verdad y la Vida. Nadie va al Padre, sino por mí. Si ustedes me conocen, conocerán también a mi Padre. Ya desde ahora lo conocen y lo han visto". Felipe le dijo: "Señor, muéstranos al Padre y eso nos basta".

Jesús le respondió: "Felipe, hace tanto tiempo que estoy con ustedes, ¿y todavía no me conocen? El que me ha visto, ha visto al Padre. ¿Cómo dices: 'Muéstranos al Padre'? ¿No crees que yo estoy en el Padre y que el Padre está en mí? Las palabras que digo no son mías: el Padre que habita en mí es el que hace las obras. Créanme: yo estoy en el Padre y el Padre está en mí. Créanlo, al menos, por las obras. Les aseguro que el que cree en mí hará también las obras que yo hago, y aún mayores, porque yo me voy al Padre." Y yo haré todo lo que ustedes pidan en mi Nombre, para que el Padre sea glorificado en el Hijo. Si ustedes me piden algo en mi Nombre, yo lo haré."

Comentario:

Si uno estudia un libro de historia o la biografía de un personaje conocido, podría llegar a decir que conoce mucho sobre tal personaje. Sin embargo no es lo mismo decir que uno "conoce sobre" una persona, a decir que uno "conoce a" esa persona. Tener la experiencia de haber conocido, tratado, querido, vivido con alguien hace la gran diferencia. Hoy Jesús le dice a Felipe: "Tanto tiempo con vosotros y aún no me conoces".

Creo que hoy nos podríamos hacer la misma pregunta. Porque conocemos mucho sobre Jesús, pero ¿conocemos a Jesús? ¿Tenemos trato, relación cercana, amistad con el Señor? O también nos podría decir a nosotros: "¿tanto tiempo contigo y aún no me conoces?".

Esta siempre fue una pregunta muy importante para Jesús. Por eso también en otra ocasión, donde aparentemente Felipe también se encontraba, les pregunta a sus apóstoles: "¿Quién dicen Uds que soy yo?". Jesús no pregunta por sus obras, milagros, o mensajes. Pregunta por su identidad, quién es Él para ellos.

Así el Señor nos quiere revelar qué es lo central del cristianismo. No es simplemente una moral o código de conducta. Tampoco es simplemente una doctrina que hay que seguir. Ni tampoco somos un grupo de gente que se dedica únicamente a la ayuda social. Ciertamente estas cosas son parte muy importante de la vida del cristiano. Pero en primer lugar y antes que nada, el cristianismo se trata de una persona y el encuentro de cada uno con ella. El cristianismo en primer lugar, es el encuentro y el seguimiento de Cristo. ¿Conoces a Jesús?

P. Juan José Paniagua 

Comentarios