Lunes 15 de Mayo de 2017

El que tiene mis mandamientos y los guarda, ése es el que me ama; y el que me ame, será amado de mi Padre; y yo le amaré y me manifestaré a él.» Le dice Judas - no el Iscariote -: «Señor, ¿qué pasa para que te vayas a manifestar a nosotros y no al mundo?» Jesús le respondió: «Si alguno me ama, guardará mi Palabra, y mi Padre le amará, y vendremos a él, y haremos morada en él. El que no me ama no guarda mis palabras. Y la palabra que escucháis no es mía, sino del Padre que me ha enviado. Os he dicho estas cosas estando entre vosotros. Pero el Paráclito, el Espíritu Santo, que el Padre enviará en mi nombre, os lo enseñará todo y os recordará todo lo que yo os he dicho.

Comentario:

El Evangelio que hemos escuchado hoy, está situado en la despedida de Jesús. El Señor está con sus apóstoles en la Última Cena y les está anunciando que va a partir, que pronto tendrá que morir. Sin embargo parece una despedida un poco curiosa, porque a continuación les dice que Él y el Padre van a habitar dentro de nosotros. Jesús se despide, pero anuncia que va a habitar en lo más profundo.

Qué gran consuelo es escuchar esto. Cuántas veces nos sentimos lejos de Dios, algunas veces pensamos que Dios nos ha abandonado cuando las cosas nos van mal, pensamos que Dios no nos escucha. Sin embargo Él nos dice que ha venido para quedarse, no lejos, no cerca, ¡sino dentro! Qué gran misterio, que gran privilegio. Dios dentro de ti. Así de cerca quiere vivir Dios con nosotros, así nos ama.

Es por eso que San Pablo cuando les escribía cartas a los primeros cristianos los llamaba los santos de Dios. Los llamaba santos. Y yo también podría decir que nosotros somos los santos de Dios, tú y yo. ¿Por qué santos? Porque santo viene de la palabra sagrado y si Dios habita en ti y en mí, somos sagrados. Si Dios nos creado a su imagen y semejanza, ¿cómo no vamos a ser santos? Nada menos que algo sagrado puede salir de las manos de Dios. ¡Realmente somos santos! Somos templo del Espíritu Santo.

P. Juan José Paniagua

Comentarios