28 de enero de 2017 - 5:12 AM

Vaticano pide ayudar a los enfermos de lepra y no discriminarlos

Redacción ACI Prensa

Una religiosa entrega un medicamento a una leprosa. Foto: Flickr Jasmin Bauomy CC-BY-ND-2.0
Una religiosa entrega un medicamento a una leprosa. Foto: Flickr Jasmin Bauomy CC-BY-ND-2.0

Como cada año, el Vaticano ha pedido a través de un mensaje del Prefecto del Dicasterio para el Servicio del Desarrollo Humano Integral, Cardenal Peter Turkson, ayudar a las personas que sufren de lepra y hacer todo lo posible para que sean reinsertados en la sociedad.

“En 1985 la lepra afligía en el mundo a más de 5 millones de personas y hoy se dan unos 200 mil nuevos casos al año, pero todavía hay todavía mucho que hacer”.

El mensaje subraya que “es importante que los líderes de todas las religiones, en sus enseñanzas, escritos y discursos, contribuyan a eliminar esta discriminación contra las personas afectadas de lepra”.

El Cardenal Turkson cree que “debemos comprometernos todos y en todos los niveles, para que en todos los países sean modificadas las políticas familiares, laborales, escolásticas, deportivas y de todo tipo de género que discriminan directamente o indirectamente a estas personas; para que los gobiernos pongan a punto los proyectos de actuación que involucren a las personas enfermas”.

Después de pedir la búsqueda de nuevos fármacos que ayuden a paliar la enfermedad, el Cardenal, asegura que “se necesita insertar a la persona en el tejido social originario: en la familia, en la comunidad, en la escuela o en el trabajo”.

También te puede interesar: 

Etiquetas: Vaticano, Enfermedad, enfermos de lepra, Cardenal Peter Kodwo Appiah, desarrollo humano

Recibe nuestras noticias por email:

Escriba su nombre y correo electrónico para recibir el boletín diario de ACI Prensa y, ocasionalmente, noticias de último minuto.

Como parte de este servicio gratuito, podría recibir ocasionalmente ofertas de EWTN News y EWTN. Nunca alquilaremos o venderemos su información y usted se puede desuscribir en cualquier momento.

Comentarios