6 de marzo de 2020 - 6:34 PM

Vaticano pide afrontar el coronavirus “con seriedad, serenidad y valentía”

Redacción ACI Prensa

Vaticano. Crédito: ACI Prensa
Vaticano. Crédito: ACI Prensa

El Vaticano pide afrontar la emergencia sanitaria internacional causada por el coronavirus COVID-19 “con seriedad, serenidad y valentía”.

Por medio de un comunicado del Dicasterio para los Laicos, la Familia y la Vida, publicado este viernes 6 de marzo, el Vaticano ha pedido “estar disponibles también para hacer algunos sacrificios en nuestro estilo de vida cotidiano por el bien común: nuestro bien y el de todos”.

El Dicasterio quiso transmitir un mensaje de ánimo a la población y recordó que ante esta crisis sanitaria por la propagación del coronavirus “no estamos solos: tenemos la protección de Dios que vigila por cada uno de nosotros con amor de Padre”, además de tener el respaldo de “hombres y mujeres que comparten con nosotros el camino de la vida y de la solidaridad en el presente y en el futuro”.

“También la Iglesia quiere estar al lado de cada enfermo de COVID-19, su familia y sus amigos, del personal sanitario y de las autoridades públicas que protegen a la persona, además de a los científicos que buscan un remedio para esta patología”.

Una enfermedad que “en muchas personas provoca síntomas leves, pero en otras causa sufrimientos graves y, en un número muy limitado de casos, puede llevar incluso a la muerte”.

El comunicado continúa señalando que el Dicasterio “desea manifestar, en este momento de dificultad, a todos los golpeados por el COVID-19, o se sienten amenazados por esta infección viral, nuestra cercanía, nuestro afecto y nuestra oración”.

A los profesionales de la medicina, la enfermería, auxiliares de enfermería e investigadores científicos, “les damos las gracias por la generosidad de su dedicación y los animamos a gastar en esta buena causa las mejores energías y talentos intelectuales que Dios les ha dado”.

“Deseamos dirigir un pensamiento particular a las familias que están llamadas a hacerse cargo y acompañar con amor y gran sentido de responsabilidad a sus familiares afectados por COVID-19, o atender a los ancianos que no pueden salir de casa por el riesgo de contagio, a los individuos más débiles por motivo de otra enfermedad ya diagnosticada, y a los niños que deben quedarse en casa por razones sanitarias”.

Además, el Dicasterio muestra también su solidaridad con las personas que “se arriesgan a perder el trabajo por las consecuencias de la epidemia sobre la producción, el comercio, los transportes, la formación y otras actividades civiles”.

Ante esta situación difícil que atraviesan algunas familias por causa de la epidemia, “la comunión de amor entre los cónyuges y con sus padres e hijos es un recurso preciosísimo para toda la sociedad y para cada una de las personas en riesgo de experimentar la soledad”.

En el comunicado se recuerda que “la vida que Dios nos ha dado, fundamento de todos los demás bienes, es preciosa y frágil al mismo tiempo. De esa riqueza y de ese límite nos damos cuenta cada día, pero de un modo particular cuando la vida está expuesta a una amenaza para su dimensión espiritual y corpórea, individual y social”.

Asimismo, hace hincapié en que “la vida del hombre tiene un valor grandísimo a los ojos de Dios. Si en alguna circunstancia surge algo que tenta a la salud y a la misma vida de muchos hombres, y quizás también a la nuestra, no debemos sentirnos solos ante ese enemigo”. 

Etiquetas: Vaticano, Enfermedad, Salud, epidemia, coronavirus

Recibe nuestras noticias por email:

Escriba su nombre y dirección de email para recibir el boletín diario de noticias de ACI Prensa.

Comentarios