3 de julio de 2020 - 8:56 AM

Vaticano continúa compromiso de detectar actividades financieras sospechosas

Redacción ACI Prensa

Fachada de la Basílica de San Pedro. Crédito: ACI Prensa.
Fachada de la Basílica de San Pedro. Crédito: ACI Prensa.

La Autoridad de Información Financiera del Vaticano informó que recibió 64 informes de actividades sospechosas en 2019, 15 de los cuales remitió al Promotor de Justicia para un posible enjuiciamiento.

En su informe anual, publicado el 3 de julio, la Autoridad de Información Financiera (AIF) elogió "la tendencia al alza en la relación entre los informes al Promotor de Justicia" y los casos de actividad financiera sospechosa.

El informe se adelanta a una inspección programada por Moneyval, el organismo de control antilavado de dinero del Consejo de Europa, que ha solicitado al Vaticano para que procese las infracciones de las regulaciones financieras. 

A diferencia de años anteriores, el informe no fue presentado en una conferencia de prensa en el Vaticano.

La AIF fue establecida por Benedicto XVI en 2010 para supervisar las transacciones financieras del Vaticano. Se encarga de garantizar que las políticas bancarias internas cumplan con los estándares financieros internacionales.

El número de informes de actividades sospechosas, conocidos por las siglas en inglés “SAR”, se considera un indicador importante del desempeño de la AIF. En 2017, había 150, mientras que en 2018 había 56.

La AIF envió 11 informes al Promotor de Justicia en 2018, cuatro menos que en 2019.

En la introducción del nuevo informe, el director de la AIF, Giuseppe Schlitzer, escribió que “en general, la tendencia hacia un reporte de SAR se está fortaleciendo, gracias a las directrices sobre indicadores de anomalías más específicas que se proporcionaron y una implementación más consciente de un enfoque basado en el riesgo”.

Schlitzer también aseguró que en 2019 la AIF había "intensificado su acción en cada rama de actividad, al tiempo que consolidaba formas de colaboración con otros estados y jurisdicciones".

"A nivel de todo el sistema, también gracias al fuerte compromiso de las autoridades del Vaticano para combatir el lavado de dinero y el financiamiento del terrorismo, hubo un mayor progreso hacia un mejor funcionamiento y el reconocimiento internacional de la jurisdicción", declaró.

También señaló que la AIF había llevado a cabo dos inspecciones in situ en el Instituto para las Obras de Religión (IOR), comúnmente conocido como el “Banco Vaticano”.

El primero, realizado en junio, "tenía como objetivo evaluar el cumplimiento técnico del marco legal y regulatorio para los servicios de pago", y el segundo, en agosto, "consistió en una evaluación general del cumplimiento en los campos del lavado de dinero y el financiamiento del terrorismo".

Este informe anual precisa que la AIF intercambió 66 solicitudes de información con unidades de inteligencia financiera extranjeras sobre 373 temas.

Schlitzer insistió en que "la cooperación interna con las autoridades competentes de la Santa Sede y el Estado de la Ciudad del Vaticano es intensa y dio lugar a 24 solicitudes de información y 423 temas relacionados".

“Se observó un marcado aumento en los intercambios con las autoridades de la Santa Sede y del Estado de la Ciudad del Vaticano en comparación con el año anterior, lo que confirma la tendencia de una mayor cooperación nacional e intercambio de información, así como una mayor participación de la Santa Sede y la Ciudad del Vaticano, las autoridades estatales en la lucha contra el lavado de dinero y la financiación del terrorismo".

Moneyval debía realizar una inspección programada del Vaticano en la primavera de 2020, pero se retrasó debido al brote de coronavirus.

En una declaración del 3 de julio sobre el informe anual de la AIF, el presidente del órgano regulador, Carmelo Barbagallo, aseguró que el equipo de evaluación de Moneyval comenzará su inspección de la Santa Sede y el Estado de la Ciudad del Vaticano el 29 de septiembre.

“La inspección, que durará aproximadamente dos semanas, estaba programada para comenzar en abril, pero se pospuso debido a la pandemia. La AIF tiene la tarea de encabezar la delegación del Vaticano”, dijo.

“Han pasado varios años desde la primera inspección de Moneyval de la Santa Sede y el Estado de la Ciudad del Vaticano, que tuvo lugar en 2012. Durante este lapso, Moneyval ha monitoreado remotamente los muchos avances realizados por la jurisdicción en la lucha para evitar el dinero blanqueado y financiación del terrorismo. Como tal, la próxima inspección es especialmente importante. Su resultado puede determinar cómo la comunidad financiera percibe la jurisdicción”.

“La inspección de Moneyval tendrá una base amplia. Cubrirá tanto el marco legislativo como su implementación efectiva. Es crucial llegar bien preparado, destacar el progreso logrado en los últimos años en el sistema de controles y subrayar lo que se ha hecho en los últimos meses para asegurar un mayor progreso”.

El año pasado fue un período turbulento para el regulador financiero.

El 1 de octubre, los gendarmes del Vaticano entraron en las oficinas de la AIF por un controvertido acuerdo inmobiliario en Londres. Esto llevó a la suspensión de cinco empleados y funcionarios, incluido Tommaso Di Ruzza, el director de la AIF. A los suspendidos también se les prohibió ingresar al Vaticano.

El Grupo Egmont, a través del cual 164 autoridades de inteligencia financiera comparten información y coordinan su trabajo, suspendió a la AIF el 13 de noviembre.

René Brüelhart, un abogado suizo que se había desempeñado como presidente de la AIF desde 2012, renunció el 18 de noviembre.

Marc Odendall, un banquero suizo-alemán y miembro de la junta de la AIF, renunció el mismo día, citando la decisión del Grupo Egmont y la partida de Brüelhart.

“No podemos acceder a la información y no podemos compartir información. No tiene sentido quedarse”, dijo a Associated Press. 

Durante la conferencia de prensa del 26 de noviembre, en el vuelo de retorno a Roma tras visitar Japón, el Papa Francisco confirmó que Di Ruzza seguía suspendido debido a la sospecha de "mala administración".

“Fue la AIF quien no controló, al parecer, los crímenes de otros. Y por lo tanto [falló] en su deber de controles. Espero que prueben que no es así. Porque todavía existe la presunción de inocencia”, dijo el Papa Francisco.

Barbagallo, auditor y consultor bancario italiano, fue nombrado sucesor de Brüelhart el 27 de noviembre y anunció en enero que el Grupo Egmont había levantado su suspensión a la AIF.

Al abordar el incidente en su declaración sobre el informe anual de la AIF, Barbagallo declaró que “la suspensión se levantó después de solo dos meses, una vez que se proporcionó la garantía adecuada a Egmont. Crucial para este objetivo fue el Memorando de Entendimiento (MoU) firmado por AIF y el Promotor de Justicia ".

"Con este memorándum, pudimos asegurar a nuestras contrapartes extranjeras que, si surgiera la necesidad de incautar documentos e información confidenciales, la incautación se llevaría a cabo de acuerdo con los estándares de confidencialidad establecidos por el Grupo Egmont con respecto a la inteligencia financiera".

El Vaticano anunció el nombramiento de Schlitzer como director de la AIF el 15 de abril. Sucedió a Di Ruzza, quien completó su mandato de cinco años el 20 de enero, según el Vaticano.

En su declaración del 3 de julio, Barbagallo dijo que la AIF esperaba emitir "un nuevo estatuto y la primera regulación interna".

"En primer lugar, de conformidad con el nuevo estatuto, el nombre de la Autoridad cambiaría a la Autoridad de Supervisión e Información Financiera (SFIA), un nombre que destaca la naturaleza dual de la Autoridad como unidad de inteligencia y autoridad de supervisión (y regulación)", escribió. 

Etiquetas: balance financiero, Autoridad de Información Financiera, Finanzas Vaticanas

Recibe nuestras noticias por email:

Escriba su nombre y dirección de email para recibir el boletín diario de noticias de ACI Prensa.

Comentarios