Vándalos que serían mapuches atacaron dos iglesias católicas e intentaron incendiar una de ellas en Neuquén, en la Patagonia argentina.

Los ataques del 5 de octubre se habrían producido como represalia, luego que esta semana la Gendarmería Nacional desalojara a un grupo mapuche que ocupaba ilegalmente tierras en la zona conocida como Villa Mascardi.

Los templos atacados fueron la Capilla Nuestra Señora de la Asunción y la parroquia Nuestra Señora del Nahuel Huapi, ambos en Villa La Angostura.

“Gracias a Dios no se incendió. Esto es un ataque a toda la comunidad de Villa la Angostura porque estamos hablando de un lugar histórico”, dijo el P. Julio César Mora González a FM Andina, en referencia a la Capilla Nuestra Señora de la Asunción, construida en 1936.

Más en Controversias

Algunas de las pintas en ese templo decían “Mapuche resiste”, “Relmu Lafquen Resiste” y “basta de imposiciones”.

En declaraciones a La Angostura Digital, recogidas por El Tribuno, el werken (mensajero) mapuche, Florentino Nahuel, condenó “los hechos violentos” contra las iglesias.

“Queremos desligarnos de todo esto que sucedió porque consideramos que esa no es la forma de reclamar derechos, sino todo lo contrario”, indicó, al tiempo que deploró el desalojo de la ocupación ilegal de Villa Mascardi.

El 6 de octubre, la Red Respeto Religioso por la paz y la amistad social, emitió un comunicado en el que condenó los ataques contra las iglesias.

(El artículo continúa después)

“A la afrenta espiritual, desasosiego y provocación que compromete la paz social, se suma el daño al patrimonio cultural, ya que Nuestra Señora de la Asunción fue diseñada por el reconocido arquitecto Bustillo, promotor de obras históricas en la región”, señala el texto.

En ese sentido, solicitan a las autoridades a que investiguen “los hechos y encontrar a los autores, que no pueden quedar impunes. La sociedad necesita un mensaje contundente de que la ley se cumple y rige para todos”.

“La libertad religiosa y el respeto del culto, la práctica y lugares de ejercicio, son valores esenciales para la convivencia, más en horas difíciles y sufridas”, resaltan.