4 de enero de 2017 8:07 pm

Uruguay: Padres de Santa Teresita de Lisieux inspiran nueva capilla dedicada a la familia

POR BÁRBARA BUSTAMANTE | ACI Prensa

Capilla de San Luis y Santa Celia / Foto: Comunicaciones Arquidiócesis de Montevideo
Capilla de San Luis y Santa Celia / Foto: Comunicaciones Arquidiócesis de Montevideo

San Luis Martin y Santa Celia Guérin, padres de Santa Teresita de Lisieux canonizados en octubre de 2015 por el Papa Francisco, inspiraron la recientemente inaugurada capilla dedicada a las familias afectadas por el flagelo de las drogas en Uruguay.

“Que bueno que esta capilla está dedicada a estos padres santos, matrimonio santo. Nosotros acá vemos la victoria del amor, de la pureza, de la belleza, de la alegría de la familia reunida”, afirmó el Arzobispo de Montevideo, Cardenal Daniel Sturla, en la Misa de inauguración.

Se trata de la Capilla de San Luis y Santa Celia ubicada en la sede del Proyecto Renacer, una iniciativa católica que por 28 años se ha dedicado a la rehabilitación integral de las personas y las familias en situación de drogodependencia.

La Misa, celebrada en la Solemnidad de los Santos Inocentes, estuvo marcada por la entronización de reliquias de primer grado (fragmentos del cuerpo) del matrimonio que llegaron directamente del Santuario de Alençon, en Francia.

En su homilía, el Cardenal Sturla recordó la historia de estos dos santos. Ambos habían pedido consagrar sus vidas a Dios. Luis quiso entrar en los monjes del monasterio del Gran San Bernardo en los Alpes y Celia a las Hija de la Caridad de San Vicente de Paúl.

Ninguno fue aceptado puesto que Dios tenía otro plan para ellos. Se conocieron y el entendimiento fue tan rápido que contrajeron matrimonio el 13 de julio de 1858, a solo tres meses de su primer encuentro.

De su unión nacieron nueve hijos, cuatro de los cuales murieron prematuramente. Entre las cinco hijas que sobrevivieron estaba Santa Teresita, la futura santa patrona de las misiones.

El Cardenal Sturla citó unas palabras que Santa Teresita dedicó a sus padres: “Eran más dignos del cielo que de la tierra”

“La alegría de una familia auténticamente cristiana, es experimentar la alegría y el honor que significa que el Señor Jesús haya posado sus ojos sobre uno de sus hijos y lo haya llamado a la vida sacerdotal o religiosa. Y hasta que no hayan muchas familias que en Uruguay no sientan eso, que lejos estaremos realmente de ser cristianos”, señaló el Purpurado.

Para el Arzobispo de Montevideo, la clave de este matrimonio fue “la vida sistemática que llevaban, de misa diaria, de oración, de meditación y enseñarles a los hijos, desde pequeños, de Dios”.

“Los padres cristianos saben que lo más importante que pueden transmitirle a sus hijos es la fe. Es la huella que Dios dejó en cada uno de nosotros”, aseguró.

La inauguración de la Capilla de San Luis y Santa Celia, tercera capilla del Proyecto Renacer, coincidió con el 25°aniversario de ordenación del sacerdote fundador y responsable de esta iniciativa, P. Gustavo Larrique.

“¿Qué nos transmiten Celia, Luis y sus hijas desde este lugar, que fue un establo y ahora es una capillita? La belleza del matrimonio, la belleza de la familia. Esa gran escuela de humanidad y santidad”, afirmó el P. Larrique tras la Eucaristía.

Con el Proyecto Renacer, “intentamos decirle a todos que la vida es un regalo muy valioso, que hay que cuidarlo”, concluyó el sacerdote carmelita.

También te puede interesar:

Etiquetas: Uruguay, Santa Teresa de Lisieux, Santa Teresita del Niño Jesús

Comentarios