La Universidad Eclesiástica San Dámaso ha otorgado las medallas de oro de la institución al Papa Benedicto XVI y al Arzobispo Emérito de Madrid, el Cardenal Antonio María Rouco.

El acto solemne de entrega tendrá lugar este viernes con motivo de la fiesta de Santo Tomás de Aquino, aunque las medallas fueron aprobadas el pasado mes de diciembre.

El P. Javier María Prades, rector de la institución, asegura que “es una gran alegría poder entregar este reconocimiento a dos importantes figuras para nuestra Universidad”. 

No en vano, fue durante el pontificado del Papa alemán cuando la Congregación para la Educación Católica erigió en 2011 la Universidad Eclesiástica San Dámaso.

El entonces Arzobispo de Madrid, Cardenal Rouco, fue nombrado su primer Gran Canciller.

Más en España

Sin embargo, la vinculación y el recuerdo con el Pontífice fallecido en fechas recientes se remonta a años atrás.

En el año 2000, el Cardenal Ratzinger intervino en un congreso sobre la encíclica Fides et ratio en la entonces Facultad de Teología San Dámaso, erigida cuatro años antes. 

Su conferencia "supuso un apoyo para nuestra institución entonces muy joven", recuerda el rector. 

El P. Prades considera que su disertación, "además, suscitó un gran interés en muchos sectores de la sociedad, mostrando la relevancia del pensamiento cristiano y de su figura para la sociedad española”. 

Al tiempo, subraya que “la historia de la UESD está marcada por la figura de Joseph Ratzinger - Benedicto XVI, tanto por la sintonía objetiva con su modo de comprender el trabajo intelectual como por su apoyo para el desarrollo de nuestra institución”.

El acto de entrega de las medallas estará presidido por el Arzobispo de Madrid, Cardenal Carlos Osoro y en él se presentará además un libro que recoge la estrecha relación de esta universidad con Benedicto XVI.

(El artículo continúa después)

La Universidad Eclesiástica San Dámaso se dedica de forma principal a la formación de futuros sacerdotes y consagrados, aunque acoge en sus aulas a todo aquel que quiera profundizar en la fe católica.