14 de abril de 2014 7:29 am

Unidad de los cristianos: Objetivo común de Juan XXIII y Juan Pablo II

Redacción ACI Prensa

Juan Pablo II y Juan XXIII
Juan Pablo II y Juan XXIII

Los Papas Juan XXIII y Juan Pablo II, que será canonizados el domingo 27 de abril, trabajaron mucho para lograr la unidad de la Iglesia y dedicaron buena parte de su magisterio a mejorar las relaciones con las distintas comunidades cristianas.

Juan XXIII fue especialmente estimado por las iglesias ortodoxas, cuando convocó el Concilio Vaticano II, y representantes de esas comunidades y de grupos protestantes fueron invitados a participar en el evento como observadores.

Según el fallecido Cardenal Johannes Willebrands, que sirvió por años como presidente del Pontificio Consejo para la Promoción de la Unidad de los Cristianos, Juan XXIII era reverenciado por los ortodoxos rusos que lo consideraban “patrón del movimiento ecuménico”.

La preocupación del “Papa bueno” por el ecumenismo se puede apreciar desde muchos años antes de su elección como Sucesor de Pedro. En 1944, en la fiesta de Pentecostés en Turquía, el Santo Padre dijo que “aquí, nosotros los católicos latinos de Estambul y los católicos armenios, griegos, caldeos y sirios somos una modesta minoría que vive en la superficie de un vasto mundo con el que tenemos muy poco contacto. Nos encanta distinguirnos de los que no profesan nuestra fe, de los ortodoxos, los protestantes, los judíos, los protestantes, creyentes y no creyentes”.

Sin embargo, continuó, pese a “la diversidad de raza, idioma, educación, dolorosos contrastes de un triste pasado, nos mantienen a cierta distancia, a la luz del Evangelio… Cristo ha venido para derribar los muros, murió para proclamar nuestra fraternidad universal, el punto central de su enseñanza es el amor que une a todo hombre a Él como el primero de los hermanos, y que lo une a Él con nosotros al Padre”.

Juan Pablo II, por su parte, continuó la ardua tarea de Juan XXIII sobre el ecumenismo. En su encíclica de 1995 titulada “Ut unum sint” (Que sean uno) escribió que “creer en Cristo significa querer la unidad; querer la unidad significa querer la Iglesia; querer la Iglesia significa querer la comunión de gracia que corresponde al designio del Padre desde toda la eternidad. Este es el significado de la oración de Cristo: 'Ut unum sint'”.

Andrea Gagliarducci, vaticanista de la agencia hermana Catholic News Agency, recuerda que un momento importante en el ecumenismo de Juan Pablo II fue su viaje a Grecia en el año 2001, la primera vez que un Pontífice visitaba ese país en 1200 años.

El viaje se inició en un clima de cierta hostilidad, ya que ningún representante de la iglesia ortodoxa griega recibió al Papa peregrino  su llegada. El 4 de mayo, Juan Pablo II se reunió durante 30 minutos con el arzobispo griego ortodoxo Christodoulos de Atenas.

Luego del encuentro, el arzobispo leyó en público una lista de las “13 ofensas” de los católicos contra los ortodoxos, incluyendo el sitio de Constantinopla en 1240. El arzobispo se quejó porque la Iglesia no había pedido perdón por “los furiosos cruzados”.

Juan Pablo II respondió: “por las ocasiones del pasado y del presente, por cualquier ocasión en la que los hijos y las hijas de la Iglesia Católica pecaron, de acción u omisión contra sus hermanos y hermanas ortodoxos, que el Señor nos dé misericordia”.

Juan Pablo II y el Arzobispo fueron luego al Areópago en donde emitieron una declaración conjunta en la que señalaban que harían “todo lo que está en nuestras manos para hacer que las raíces cristianas europeas sean preservadas”.

Etiquetas: San Juan XXIII, San Juan Pablo II, Ecumenismo, Canonización de Juan Pablo II, Canonización de Juan XXIII

Comentarios