20 de abril de 2021 - 9:43 PM

Una bella homilía de Pascua de San Juan Crisóstomo, patrono de los predicadores

Redacción ACI Prensa

Pintura de Pascua en la Basílica del Rosario en Lourdes, Francia. Crédito: dominio público
Pintura de Pascua en la Basílica del Rosario en Lourdes, Francia. Crédito: dominio público

El tiempo de Pascua en la Iglesia es el de más alegría porque celebra la resurrección del Señor. En esta nota compartimos una homilía de San Juan Crisóstomo, el santo patrono de los predicadores, cuyo nombre significa “boca de oro” y que se hizo famoso por sus bellas prédicas.

Si bien la pandemia del coronavirus suscita en muchos miedo y dolor, es bueno recordar que el Señor Jesús ha vencido a la muerte con su resurrección, y así no perder de vista la alegría de este tiempo pascual que la Iglesia celebra como un solo gran día hasta Pentecostés.

Por ello ofrecemos a continuación la homilía de San Juan Crisóstomo titulada “Entren en el gozo de su Señor”, publicada en el National Catholic Register.

“Que todos los hombres piadosos y los que aman a Dios se alegren en el esplendor de esta fiesta, que los sabios servidores entren felizmente en el gozo de su Señor, que todos los que han cargado el peso de la cuaresma reciban su paga, y que aquellos que han trabajado desde las primeras horas, que ahora reciban su debida recompensa, que cualquier que vino a la hora tercia sea agradecido y se una a la fiesta, y que quienes llegaron a la sexta no teman llegar muy tarde, porque el Señor es amable y recibe al último como si fuera el primero.

Él ofrece el descanso a quienes llegan a la hora undécima así como al que ha trabajado desde la primera: sí, Él se conmueve con los últimos y sirve a los primeros, Él los premia y alaba el esfuerzo.

Vengan todos: Entren en el gozo de su Señor. Tú el primero y tú el último, reciban su recompensa, tú rico y tú pobre, bailen juntos, tú fuerte y tú débil celebren el día, tú que has guardado el ayuno y tú que no, alégrense hoy. La mesa está ricamente servida, disfruten su banquete real.

El becerro es el que se engordó. Que nadie se vaya con hambre. Todos disfruten del banquete de la fe, que todos ustedes reciban las riquezas de su bondad.

Que nadie se entristezca por su pobreza porque el reino universal ha sido revelado, que nadie llore sobre sus pecados porque el perdón ha brillado desde la tumba, que nadie tema a la muerte porque la muerte de nuestro Salvador nos ha liberado.

Él la ha destruido al soportarla. Ha despojado al Hades descendiendo a su reino. Lo ha enojado al permitirles saborear su carne.

Cuando Isaías predijo todo esto clamó: ‘¡Oh Hades, has sido enojado por encontrarlo a Él en el mundo inferior!’.

El Hades se ha enojado porque está frustrado, se ha amargado porque ha sido burlado, se ha molestado porque ha sido destruido, se ha enojado porque ha sido reducido a nada, se ha amargado porque es ahora cautivo.

Se apoderó de un cuerpo pero ¡he aquí que encontró el cielo, tomó lo visible y fue vencido por lo invisible!

Oh muerte, ¿dónde está tu aguijón?

Oh Hades, ¿dónde está tu victoria?

Cristo ha resucitado y has sido abolido.

Cristo ha resucitado y los demonios fueron derrotados.

Cristo ha resucitado y los ángeles se alegran.

Cristo ha resucitado y la vida se ha liberado.

Cristo ha resucitado y el sepulcro ha quedado vacío de muertos porque Cristo, al resucitar de entre ellos, se ha convertido en el guía y vivificador de los que se habían dormido.

A Él la gloria y el poder por los siglos de los siglos. Amén.

Etiquetas: homilía, Pascua, San Juan Crisóstomo

Recibe nuestras noticias por email:

Escriba su nombre y correo electrónico para recibir el boletín diario de ACI Prensa y, ocasionalmente, noticias de último minuto.

Como parte de este servicio gratuito, podría recibir ocasionalmente ofertas de EWTN News y EWTN. Nunca alquilaremos o venderemos su información y usted se puede desuscribir en cualquier momento.

Comentarios