6 de julio de 2018 4:27 pm | ÚLTIMA ACTUALIZACIÓN 6 de julio de 2018 4:45 pm

¿Un endemoniado es menos culpable de sus pecados? El Padre Fortea responde

Redacción ACI Prensa

Imagen referencial. Foto: Pixabay / Dominio público.
Imagen referencial. Foto: Pixabay / Dominio público.

El P. José Antonio Fortea, famoso teólogo español autor de Summa Daemoniaca, respondió recientemente a la inquietud de si una persona que sufre una posesión demoniaca es menos culpable de sus pecados.

En su artículo “Una cuestión moral”, el P. Fortea señaló que “aunque podría parecer que es un asunto complejo”, la respuesta en verdad “es muy sencilla”.

“Toda acción del demonio tanto en un poseso, como en un individuo que padece una influencia demoniaca de cualquier tipo, al final se reduce a que eso es una tentación”, indicó.

“Unas personas son tentadas de un modo extraordinariamente insistente. Otras de un modo muy vehemente. El demonio puede estar alrededor de la persona o, incluso, dentro de ella”.

Sin embargo, precisó, “esa acción solo implica mayor o menor tentación. Mayor o menor presión sobre la inteligencia, la imaginación, la memoria. La persona puede sentir ciertos sentimientos (por ejemplo, de odio) o venirle continuamente ciertos recuerdos o razonamientos contra la fe, etc.”.

“El poseso únicamente en la fase de trance no es responsable de lo que hace. Únicamente en esa fase. De hecho, lo normal es que no se acuerde de nada de lo dicho o hecho”, subrayó.

El sacerdote español remarcó que “el resto del tiempo, el individuo puede resistir la tentación en mayor o menor medida”.

“Por supuesto que, en la mayor medida en que puede resistir la tentación, en esa misma medida es más responsable. En la medida en que la tentación sea más vehemente y más continua, la responsabilidad encontrará atenuantes”.

“Pero solo son atenuantes, porque no perderá la libertad. Solo durante el trance, no puede ejercer la menor resistencia, porque, de hecho, se pierde la consciencia”, reiteró.

El P. Fortea precisó que “es cierto que algunas personas están tan debilitadas para resistir ante ciertas pulsiones (sea sexo, alcohol, juego o drogas), que su responsabilidad a veces se reduce al mínimo. Ven que algo está mal, pero existe en ellos un vicio, es decir, una facilidad para caer que consigue que caigan con facilidad y frecuencia”.

“Qué parte haya del demonio en estas tentaciones, no se puede saber”, dijo.

“Los endemoniados, por lo tanto, no caen en una categoría moral especial, ni se requiere de criterios específicos para aconsejarles. Los consejos serán los mismos que se aplicarían a personas muy tentadas o muy debilitadas ante ciertos vicios o muy obsesionadas con ciertos temas”, finalizó.

Etiquetas: Padre Fortea, Demonio, posesión, lucha contra el demonio

Comentarios