20 de marzo de 2018 7:40 pm

¿Un asesino se “confesó” con sacerdote y terminó en la cárcel? Esta es la verdad

Redacción ACI Prensa

Imagen referencial. Foto: Pixabay / Dominio público.
Imagen referencial. Foto: Pixabay / Dominio público.

Diversos medios de comunicación aseguran que un hombre que asesinó a su esposa “confesó” su crimen a un sacerdote, quien lo reportó a las autoridades. Esta es la verdad.

John Grazioli, de 44 años, asesinó a su esposa, Amanda, de 31, en su casa en el condado de Erie, en Pensilvania (Estados Unidos) a inicios de marzo. Tras abandonar el cuerpo dentro de la vivienda, se dirigió a la iglesia St. Peter Cathedral y pidió hablar con un sacerdote.

El P. Michael Polinek, que atendió a Grazioli, dijo a Erie-Times News que el asesino “estaba un poco perturbado y, tras un momento, básicamente dijo: necesito decirte que asesiné a mi esposa y que me iré a casa y me suicidaré”.

El sacerdote precisó que no se trató de una confesión sacramental, por lo que no estaba obligado a mantener en secreto lo que le dijo el asesino.

Un sacerdote que rompe el secreto de confesión, de acuerdo al Código de Derecho Canónico, queda excomulgado automáticamente, pues “el sigilo sacramental es inviolable; por lo cual está terminantemente prohibido al confesor descubrir al penitente, de palabra o de cualquier otro modo, y por ningún motivo”.

El sacerdote indicó que “después de un rato” pudo convencer al asesino “de que por el bien del resto de su familia y otras personas, sería una buena idea llamar a la policía, al 911”.

La policía ya estaba siguiendo el rastro de Grazioli, luego de que el 911 recibiera una llamada, reportando que un hombre aseguraba haber asesinado a su esposa y tener intención de suicidarse.

Durante su conversación con el asesino, y con su consentimiento, el sacerdote mantuvo en línea al 911.

“El 911 estaba en línea todo el tiempo y él estaba al tanto de eso, yo estaba al tanto de eso, el operador del 911 estaba al tanto de eso”.

“Yo llamé al 911 y ellos dijeron: ‘¿tiene un arma?’. Él dijo con su cabeza que sí. Yo dije: ‘¿Dónde está?’. Creo que él dijo que ‘está en mi abrigo’, Dije: ‘por qué no sacamos tu abrigo’”, recordó.

El sacerdote dijo que “tomé su abrigo y lo puse en el piso y de esa forma yo estaba entre él y el abrigo. Nunca miré en el abrigo. Se sintió como que había algo dentro. La policía vino y lo tomó, pero no había amenaza”.

“La policía vino e hicieron lo que necesitaban hacer, y acabó muy pacíficamente”, aseguró.

Mike Nolan, jefe adjunto del departamento de policía de Erie, dijo a la cadena televisiva ABC que el sacerdote católico “fue heroico”, y destacó que “desde nuestra perspectiva”, el P. Polinek “mantuvo su compostura e hizo un muy buen trabajo”.

También te puede interesar:

Etiquetas: Estados Unidos, Sacerdocio, Confesión, Iglesia en Estados Unidos, secreto de confesión

Comentarios


FacebookTwitterWhatsAppGoogle+Email App