20 de mayo de 2008 9:13 pm

Tras 33 años, camboyanos recuerdan por primera vez aniversario de obispo asesinado

Redacción ACI Prensa

Tras 33 años, camboyanos recuerdan por primera vez aniversario de obispo asesinado

Tras 33 años de su asesinato por parte de los jemeres rojos en Camboya, se ha recordado por primera vez en una Eucaristía celebrada en Kbal Spean, cerca de la frontera con Tailandia, el aniversario de la muerte de Mons. Paul Tep-im Sotha, quien fuera Prefecto Apostólico de Battambang.

Según informa Ucanews, Mons. Sotha fue asesinado al inicio "del régimen de terror de Pol Pot (1975 - 1979) durante el cual en todo el país fueron exterminados al menos medio millón de personas enviados a campos de trabajo forzado".

En Kbeal Spean, el fallecido Prelado fue asesinado por un jemer rojo. En el lugar se encuentra ahora una estrella con su nombre, en su memoria, y cerca del lugar se levanta una escuela también con su nombre, gracias al trabajo de voluntarios católicos.

Cerca de 300 fieles participaron en la Eucaristía, ente ellos Hnem Yard, quien fue colaborador de Mons. Sotha y que explicó cómo el entonces Prefecto Apostólico de Battabang rechazó la posibilidad de escapar a Tailandia porque quería quedarse cerca de sus feligreses y de los sacerdotes misioneros.

Mons. Paul Tep-im Sotha fue ordenado sacerdote en 1959, su primer apostolado lo ejerció en la parroquia St Mary en Phnom Pehn. Fue designado Prefecto Apostólico de Battambang cuando fue erigida esta prefectura el 26 de septiembre de 1968.

El actual Prefecto Delegado de Battambang, P. José Hildy Banaynal, comentó que el sacrificio de Mons. Paul Tep-im Sotha, junto a la sangre de otros cristianos asesinados por los jemeres rojos, es fermento para una nueva primavera religiosa en Camboya.

65 mil fieles católicos vivían en Camboya en 1970. Tras la masacre liderada por Pol Pot, solo quedaban unos mil en 1979 cuando el ejército de Vietnam invadió el país. Ninguno de los sacerdotes y las religiosas camboyanas sobrevivió al exterminio de los jemeres rojos, mientras que los sacerdotes misioneros fueron todos expulsados.

Comentarios