El Cardenal Daniel DiNardo, Arzobispo de Galveston-Houston y Presidente de la Conferencia de Obispos Católicos de Estados Unidos (USCCB), expresó el dolor de la Iglesia en el país por los recientes tiroteos en Midland y Odessa, en el estado de Texas, que causaron al menos cinco muertes.

Un sujeto de alrededor de 30 años protagonizó un tiroteo en las localidades de Midland y Odessa, en el estado de Texas, causando la muerte de al menos cinco personas, entre ellas una niña de un año. El hombre hirió al menos a otras 20 personas antes de que las autoridades lo abatieran.

Las ciudades afectadas se encuentran a poco menos de 500 kilómetros de El Paso, Texas, donde un sujeto asesinó a más de 20 personas a inicios de agosto.

En su comunicado publicado este 1 de septiembre, el Cardenal DiNardo señaló que “mientras caminamos a la Misa de Domingo, lo hacemos con los corazones pesados”.

“Apenas hace unas pocas horas, a menos de un mes después de los horribles casos de violencia armada en California, Texas y Ohio, aún más terribles tiroteo tuvieron lugar, esta vez involucrando a una selección aleatoria de víctimas en carreteras y autopistas”.

El Purpurado señaló que “una vez más, estos horrendos ataques demuestran inequívocamente la innegable existencia del mal en nuestra sociedad”.

Más en América

“Estoy profundamente entristecido de atestiguar otra vez escenas de violencia y desprecio de la vida humana siendo repetidas en las calles de nuestra Nación”.

“Con renovada resolución, hago un llamado a toda la gente de buena voluntad, comenzando con nuestros líderes y fieles católicos, a trabajar incansablemente para erradicar las causas de tales crímenes”, alentó.

El Presidente de la USCCB subrayó que “como personas de fe, debemos continuar rezando por todas las víctimas y la curación de todas estas comunidades destrozadas que ahora se extienden a lo largo y ancho de nuestra tierra”.