El caso de un sacerdote argentino que sirve en Paraguay y ha sido acusado de abusos, ha generado un tenso debate entre dos obispos de ese país que es calificado de “penoso” por distintos líderes católicos locales.

El enfrentamiento público se originó luego de que la cadena NBC transmitiera un reportaje que acusa al sacerdote argentino Carlos Urrutigoity –que sirve ahora en la Diócesis de Ciudad del Este a cargo del Obispo Rogelio Livieres– de ser “una seria amenaza para los jóvenes”  por haber sido acusado de abusos sexuales en Estados Unidos hace 12 años.

El caso del sacerdote fue cerrado en el año 2002  pero luego del reportaje de la cadena NBC, que aportaría nuevas pruebas, el Arzobispo de Asunción, Mons. Pastor Cuquejo, ha solicitado la reapertura de las investigaciones. El diario ABC Color, uno de los más importantes del país, recogió el caso y le dio amplia difusión.

Tras el pedido del Arzobispo de Asunción, Mons. Livieres publicó un comunicado en el que considera que lo solicitado por Mons. Cuquejo y las noticias del diario ABC Color son “nuevos ataques contra la Iglesia Católica con viejos argumentos”.

El comunicado de la diócesis de Ciudad del Este textualmente condena “como alevosas las reiteradas publicaciones del Diario ABC Color y las declaraciones de Mons. Pastor Cuquejo Verga, Arzobispo de la Arquidiócesis de Asunción”, al tiempo que exige una rectificación.

Sin embargo, en unas declaraciones más polémicas, Mons. Livieres cuestionó anoche la identidad sexual del Arzobispo Primado de Paraguay.

Más en Controversias

En una conferencia de prensa realizada esta mañana, señala el diario ABC Color, Mons. Cuquejo fue preguntado por la acusación de Mons. Livieres y dijo sobre éste que: “es un hermano mío. Agradezco sus expresiones y rezo por él; delante de Dios estamos en paz”.

Pese a la insistencia de la prensa, el Arzobispo de Asunción optó por no emitir comentarios adicionales sobre lo dicho por el Obispo de Ciudad del Este.