4 de marzo de 2020 - 11:47 AM | ÚLTIMA ACTUALIZACIÓN 5 de marzo de 2020 6:00 pm

Temamos más a la epidemia del miedo que al coronavirus, expresa Obispo

POR WALTER SÁNCHEZ SILVA | ACI Prensa

El Obispo de Belley-Ars (Francia), Mons. Pascal Roland, afirmó que antes que al coronavirus que surgió en China y que se expande en el mundo, se debe temer más a la “epidemia del miedo”.

“¡Más que a la epidemia del coronavirus, se debe temer a la epidemia del miedo! Por mi parte, me resisto a ceder al pánico colectivo y a someterme al principio de precaución que parece mover a las instituciones civiles”, escribió el Prelado en un artículo titulado “¿Epidemia de coronavirus o epidemia de miedo?”, publicado en el sitio web de la diócesis.  

Por lo tanto no pretendo emitir consignas particulares para mi diócesis. ¿Los cristianos quieren acaso dejar de reunirse para rezar? ¿Quieren renunciar a frecuentar y socorrer a sus semejantes? Además de las medidas de prudencia elemental que cada uno toma espontáneamente para no contaminar a otros cuando está enfermo, creo que no hace falta añadir nada más”, señaló el Prelado.

Tras recordar que en la historia los cristianos han ayudado con su oración colectiva y su solidaridad a superar las epidemias como la peste, el Obispo resaltó que “el pánico colectivo al que asistimos hoy, ¿no revela acaso nuestra relación distorsionada con la realidad de la muerte? ¿No manifiesta los efectos de la ansiedad que aparece al perder a Dios?”.

Mons. Roland dijo que “queremos esconder que somos mortales y nos hemos cerrado a la dimensión espiritual de nuestro ser, perdemos piso. ¡Ya que tenemos técnicas cada vez más sofisticadas y más eficientes, pretendemos dominarlo todo y ocultamos que no somos los dueños de la vida!”.

Tras indicar que esta epidemia “nos recuerda claramente nuestra fragilidad humana”, el Obispo francés dijo que la actual “crisis mundial tiene al menos la ventaja de recordarnos que vivimos en una casa común, que somos todos vulnerables e interdependientes; y que ¡es más urgente cooperar que cerrar nuestras fronteras!”.

El Obispo resaltó también que con la crisis actual “¡parece que todos hemos perdido la cabeza! En todo caso, vivimos en la mentira. ¿Por qué centrar nuestra atención solo en el coronavirus? ¿Por qué escondemos que cada año en Francia la simple gripe estacional enferma de 2 a 6 millones de personas y provoca la muerte de 8 mil?”.

Además, expresó que “parece que hemos sacado de nuestra memoria colectiva el hecho que el alcohol es responsable de 41 mil muertes y que unas 73 mil se le atribuyen al tabaco”.

Por todo esto, continuó, “no considero la idea de cerrar iglesias, suprimir misas, dejar el saludo de la paz en la Eucaristía o imponer tal o cual modo de recibir la Comunión por ser considerado más higiénico (¡dicho esto cada uno podrá hacerlo como quiera!), porque una iglesia no es un lugar de riesgo sino un lugar de salud. Es el lugar donde se acoge al que es la Vida, Jesucristo” y por lo tanto una iglesia es además “¡un lugar de esperanza!”.

El Obispo de Belley-Ars cuestionó también si “¿se debe encerrar uno en su casa? o ¿se debe arrasar en el supermercado del barrio para tener reservas ante una posible escasez? ¡No! Porque un cristiano no teme a la muerte. No ignora que es mortal pero sabe en quien ha puesto su confianza”.

“Además, un cristiano no se pertenece a sí mismo, su vida está entregada porque él sigue lo que Jesús enseña: ‘Quien quiera salvar su vida la perderá, pero el que pierda su vida por mí y el Evangelio se salvará’”.

Entonces, concluyó el Prelado, “¡no cedamos a la epidemia del miedo! ¡No seamos muertos vivientes! Como diría el Papa Francisco: ¡No se dejen robar la esperanza!”.

Por lo dicho, el Prelado precisó que se mantienen en pie las próximas reuniones en la diócesis como los ejercicios espirituales el 10 de marzo en Ambérieu y el 14 en Oyonnax, así como la Jornada del Perdón del sábado 28.

Etiquetas: Enfermedad, Salud, Francia, Obispos de Francia, epidemia, coronavirus

Recibe nuestras noticias por email:

Escriba su nombre y dirección de email para recibir el boletín diario de noticias de ACI Prensa.

Comentarios