La Diócesis de La Spezia-Sarzana-Brugnato, al norte de Italia, suspendió de sus funciones ministeriales al P. Giulio Mignani, por haber dado declaraciones públicas contrarias a la doctrina católica de manera reiterada a través de los años.

El P. Mignani, párroco de 52 años en la localidad italiana de Bonassola, ha realizado numerosas declaraciones a favor del aborto, las uniones homosexuales y la eutanasia.

En marzo de 2021, se negó bendecir los ramos en Domingo de Ramos como “protesta” por la negativa del Vaticano a bendecir las parejas homosexuales. En aquel entonces argumentó: “el documento de la Congregación me ha herido y aquí está la protesta”.

En un comunicado difundido esta semana, la Diócesis de La Spezia-Sarzana-Brugnato dijo que la decisión se tomó “tras la repetición a lo largo de los años de una serie de sus declaraciones públicas que no se ajustan al Magisterio de la Iglesia”.

“El pasado mes de diciembre de 2021, ya había sido avisado por el Obispo mediante un acto formal que de no cambiar su conducta habría incurrido, latae sententiae, en la suspensión de la celebración pública de los sacramentos y sacramentales, y de la predicación”, prosigue el mensaje.

Finalmente, la Diócesis concluye: “Desgraciadamente, en los últimos meses, el P. Giulio ha seguido haciendo más declaraciones y, por tanto, ha sido necesario declarar que ha incurrido en la citada suspensión”.

Más en América

En una entrevista publicada por la revista Vanity Fair el 5 de octubre, el presbítero se refirió a su suspensión y dijo que duda cambiar de opinión.

“Si fuera al obispo con el alma diferente, me arrepentiría, probablemente me readmitiría, pero no creo que lo haga. No soy de posiciones dogmáticas, pero la elección que hice tiene razones profundas, me parece difícil poder cambiar de opinión”, dijo.

En la misma entrevista volvió a hablar a favor de las uniones entre parejas del mismo sexo, pese a que su Obispo Luigi Ernesto Palletti lo ha reprendido varias veces.

“La Iglesia no condena la homosexualidad sino las relaciones homosexuales. Lo cual es como decir que está bien tener hambre, pero no puedes comer”, expresó.

“Quiero decir que es un paradigma que debe cambiarse. El amor homosexual todavía se considera un pecado, un error, cuando es un aspecto fundamental en la vida de estas personas”, añadió el presbítero suspendido.

Lo que dice el Vaticano sobre bendición a uniones homosexuales

(El artículo continúa después)

El 15 de marzo de 2021 la Congregación para la Doctrina de la Fe declaró “ilícita toda forma de bendición que tienda a reconocer” a las uniones homosexuales.

“No es lícito impartir una bendición a relaciones, o a parejas incluso estables, que implican una praxis sexual fuera del matrimonio (es decir, fuera de la unión indisoluble de un hombre y una mujer abierta, por sí misma, a la transmisión de la vida), como es el caso de las uniones entre personas del mismo sexo”, dijo el dicasterio del Vaticano.

La Congregación para la Doctrina de la Fe precisó que la Iglesia “no bendice ni puede bendecir el pecado: bendice al hombre pecador, para que se reconozca como parte de su designio de amor y se deje cambiar por Él. Él, de hecho, ‘nos toma como somos, pero no nos deja nunca como somos’”.