El P. Fernando Samaniego, rector del seminario Nuestra Señora de Guadalupe de la Diócesis de Juli, ubicada en el departamento de Puno (sur andino de Perú), señaló que están surgiendo muchas vocaciones, pero existen pocos recursos para formarlas.

"A diferencia de lo que ocurre en otros países, entre ellos España, nosotros tenemos muchas vocaciones, pero no tenemos medios para formarlas", lamentó el sacerdote, que visitó la fundación "Ad Gentes" del Arzobispado de Valencia, para presentar un proyecto que ayude a la formación de seminaristas y sacerdotes, además de un programa de apadrinamiento de seminaristas, informó una nota de la agencia AVAN.

"Con esta propuesta también saldrán beneficiadas las nuevas vocaciones que surgen en la región andina, que es la segunda más pobre de todo el país, ya que nuestros seminaristas no pueden aportar nada de dinero y en el mejor de los casos, como mucho 15 euros al mes para su formación", manifestó.

En ese sentido, resaltó que las aportaciones económicas son imprescindibles para el sostenimiento del seminario.

"La economía de la zona se basa en la agricultura y la mayor parte de la población que es católica es campesina, y el 80 por ciento de ellos vive por debajo de la línea de la pobreza", indicó.

Finalmente, el P. Samaniego explicó la urgencia de hacer reformas en el edificio del seminario ya que originariamente era un hotel y necesita de la distribución apropiada. Las obras previstas consisten en la creación de un oratorio, mejorar la zona de cocinas y comprar libros para la biblioteca.

Más en América

El seminario Nuestra Señora de Guadalupe, ubicado a más de 3 mil metros sobre el nivel del mar, funciona desde el año 2002. En la actualidad conviven y se forman a 37 seminaristas con edades entre los 18 a 30 años.