30 de septiembre de 2022 - 11:24 AM

¿Son buenas las traducciones modernas de la Biblia? Lingüista católico elogia la Vulgata

Redacción ACI Prensa

San Jerónimo escribiendo, pintura de Caravaggio, fechada entre 1605 y 1606. Crédito: Dominio Publico
San Jerónimo escribiendo, pintura de Caravaggio, fechada entre 1605 y 1606. Crédito: Dominio Publico

La mayoría de la gente sabe que San Jerónimo, cuya fiesta se celebra este 30 de septiembre, es famoso por traducir toda la Biblia al latín en el siglo IV., creando una edición muy leída, y que se conoce ahora como la Vulgata. 

Pero probablemente menos personas se den cuenta de lo innovador y duradero que es realmente el trabajo del santo. La Vulgata se convirtió en la Biblia predominantemente utilizada de la Edad Media y ha perdurado hasta el día de hoy como una traducción que, al menos, un destacado lingüista considera una de las mejores disponibles. 

“No conozco ninguna otra traducción, ya sea antigua o moderna, tan buena como la Vulgata”, dijo a CNA –agencia en inglés del Grupo ACI– Christophe Rico, un lingüista católico francés que vive y trabaja en Tierra Santa.

Rico es profesor de griego antiguo y decano de Polis - Instituto de Lenguas y Humanidades de Jerusalén, que enseña una variedad de idiomas antiguos. 

Al trabajar con el Instituto Polis, Rico ha publicado libros para ayudar a los estudiantes a aprender a hablar y leer latín y griego. El objetivo, en parte, es permitir que aquellos que deseen leer la Vulgata latina original puedan hacerlo. 

Rico, profesor experto en griego y latín, dice que a pesar de los más de 1.600 años transcurridos desde que fue concluida, la traducción de la Biblia de Jerónimo –si bien no es perfecta, como ninguna traducción lo es– ha demostrado ser asombrosamente precisa y muy valiosa para el Iglesia. 

“Si tiene dudas sobre la solidez de una traducción moderna, vaya a la Vulgata; especialmente para el Nuevo Testamento”, aconsejó, y agregó que la traducción del Antiguo Testamento en la Vulgata también es “excelente”. 


Cristóbal Rico. École Biblique

¿Quién fue San Jerónimo?

San Jerónimo nació alrededor del año 340 como Eusebius Hieronymous Sophronius en la actual Croacia. Su padre lo envió a Roma para recibir instrucción en retórica y literatura clásica. 

Bautizado en el 360 por el Papa Liberio, viajó mucho y finalmente vivió como ermitaño en el desierto de Siria. 

Más tarde fue ordenado sacerdote y reubicado, viviendo una vida solitaria y ascética en Belén desde mediados de la década del 380. Fue allí donde aprendió hebreo, principalmente estudiando con rabinos judíos. 

Eventualmente se convirtió en el secretario personal de San Dámaso I. 

Curiosamente, la habilidad lingüística y una ética de trabajo admirable no son las únicas cualidades por las que Jerónimo es conocido hoy. 

También es el santo patrono de las personas con personalidades complicadas, ya que se dice que él mismo tuvo una, mostrando un temperamento duro y criticando mordazmente a sus oponentes intelectuales.

Creación de la Biblia Vulgata

Contrariamente a la creencia popular, la Vulgata no fue la primera Biblia en latín. 

En la época de Jerónimo, en el siglo IV, había una versión que ya se usaba ampliamente llamada “Vetus Latina” (“Latín antiguo”), que en sí misma era una traducción de aproximadamente el siglo II d. C. de la Septuaginta griega. 

Además, la Vetus Latina contenía la traducción del original griego de todos los libros del Nuevo Testamento. Todos los libros del Nuevo Testamento se escribieron originalmente en griego, pero el Antiguo Testamento, salvo un puñado de libros, se escribió primero en hebreo. 

Rico describió la Vetus Latina como una “buena traducción, pero no perfecta”. En el 382, ​​San Dámaso I encargó a Jerónimo, quien trabajaba como su secretario, la revisión de la traducción Vetus Latina del Nuevo Testamento. 

San Jerónimo lo hizo y se tomó varios años para revisar y mejorar minuciosamente la traducción latina del Nuevo Testamento a partir de los mejores manuscritos griegos disponibles. 

Rico dijo que durante todo el proceso, Jerónimo corrigió ciertos pasajes y expuso los significados profundos de muchas de las palabras griegas que se habían perdido en traducciones anteriores.

Por ejemplo, la palabra griega “epiousios”, que probablemente fue acuñada por los escritores de los Evangelios, aparece en el Padrenuestro de Lucas y Mateo y, a menudo, se traduce al inglés como “diario”. 

En el Evangelio de Mateo, sin embargo, San Jerónimo tradujo la palabra al latín como “supersustancialem” o “supersustancial”, una alusión, como señala el Catecismo de la Iglesia Católica, al Cuerpo de Cristo en la Eucaristía. 

Todo el trabajo del santo resultó en una “brillante mejora” sobre la Vetus Latina, dijo Rico. 

Lo que San Jerónimo hizo a continuación fue aún más ambicioso. También se dedicó a traducir todo el Antiguo Testamento, desde su hebreo original. 

Jerónimo sabía muy bien el hebreo, señaló Rico, ya que había vivido en Tierra Santa durante 30 años y se mantuvo en estrecho contacto con los rabinos judíos. 

Jerónimo también tuvo acceso a la Hexapla de Orígenes, una obra exegética que mostraba el texto de la Biblia en seis versiones una al lado de la otra: Se puede encontrar el texto hebreo, una transliteración en letras griegas del texto hebreo, la traducción de la Septuaginta griega y otras tres traducciones griegas que se habían hecho en un medio judío.

En un esfuerzo que finalmente tomaría 15 años, Jerónimo logró traducir todo el Antiguo Testamento del hebreo original, lo cual no fue una hazaña fácil dado el hecho de que el hebreo se escribió originalmente sin el uso de vocales cortas. 

Una vez completada, la Vulgata no solo reemplazó a la Vetus Latina al convertirse en la traducción bíblica predominante utilizada en la Edad Media, sino que también fue declarada Biblia oficial de la Iglesia Católica en el Concilio de Trento (1545-1563). 

La Vulgata ha sido revisada varias veces a lo largo de los años, sobre todo en 1592 por el Papa Clementine VIII (la "Vulgata Clementina"), y la revisión más reciente, la Nova Vulgata, promulgada por San Juan Pablo II en 1979.

Además de su uso actual en la Misa tradicional en latín, la Vulgata ha perdurado como base para la popular traducción al inglés de la Biblia Douay-Reims. 

Aunque volvió a advertir que ninguna traducción es perfecta, Rico se apresuró a elogiar la Vulgata de Jerónimo por su precisión y su importancia en la historia de la Iglesia. 

“Para el Nuevo Testamento, no he podido encontrar ningún error... Todo es increíble”, dijo.

Por su parte, San Jerónimo es hoy reconocido como Doctor de la Iglesia. Vivió sus últimos días en el estudio, la oración y el ascetismo en el monasterio que fundó en Belén, donde murió en el año 420.

Traducido y adaptado por Diego López Marina. Publicado originalmente en CNA.

Etiquetas: Biblia, latín, biblia católica, San Jerónimo, San Jerónimo de Estridón, Vulgata

Recibe nuestras noticias por email:

Escriba su nombre y correo electrónico para recibir el boletín diario de ACI Prensa y, ocasionalmente, noticias de último minuto.

Como parte de este servicio gratuito, podría recibir ocasionalmente ofertas de EWTN News y EWTN. Nunca alquilaremos o venderemos su información y usted se puede desuscribir en cualquier momento.

Comentarios