19 de noviembre de 2019 9:43 am

Sirvió a la Iglesia, fomentó la adoración Eucarística y ahora podría ser santo

Redacción ACI Prensa

Jacobo Gratij, también conocido como el Caballero de Gracia. Crédito: Oratorio Caballero de Gracia.
Jacobo Gratij, también conocido como el Caballero de Gracia. Crédito: Oratorio Caballero de Gracia.

El pasado 7 de noviembre el Cardenal Carlos Osoro, Arzobispo de Madrid, clausuró la fase diocesana de la Causa de Beatificación del Siervo de Dios Jacobo Gratij en el Real Oratorio del Caballero de Gracia.

Jacobo Gratij, más conocido como el Caballero de Gracia, nació en Módena (Italia) en 1517 y vivió 102 años, la mitad de ellos en Madrid.

Entre los muchos servicios que prestó a la Iglesia, Jacobo Gratij trabajó como secretario del Nuncio en España en el siglo XVI, Mons. Juan Bautista Castagna, que posteriormente sería elegido Papa Urbano VIII.

Según destacó el P. Juan Moya, rector del Oratorio de Caballero de Gracia en Madrid, Gratij fue un “hombre con una gran preocupación social, promovió la creación de dos hospitales en Madrid para ayudar a enfermos y convalecientes, así como un colegio para niñas huérfanas y abandonadas, el Colegio de Nuestra Señora de Loreto, hoy reestructurado y aún existente”,

También ayudó a la implantación en Madrid de instituciones religiosas, a las que ayudó con sus propios medios.

“A los 70 años se ordenó sacerdote, lo que acentuó su honda piedad e intensa vida de penitencia. El amor al Santísimo Sacramento le movió a crear la hoy denominada Asociación Eucarística del Caballero de Gracia, continuadora de su legado en el Oratorio madrileño que lleva su nombre”, precisó el P. Moya.

El rector también explicó que “el sobrenombre de Caballero de Gracia proviene de la concesión del hábito de la Orden de Cristo por el rey Sebastián de Portugal”.

“La máxima distinción entonces en Portugal, que era caballero del hábito de Cristo, por eso aparece en los cuadros con la cruz y la custodia en la mano, esa distinción se concedía a gente de especial categoría humana, moral e intelectual como prueba de su valía”, precisó a ACI Prensa el P. Moya.

Además subrayó que se le llama caballero seguramente por “su caballerosidad magnanimidad ya que repartía de sus ingresos un tercio para los pobres, otra parte para cuidar la iglesia y otra parte para sus propios gastos”.

El Caballero de Gracia murió en 1619 con amplia fama de santidad. San Simón de Rojas, sucesor suyo al frente de la asociación eucarística, promovió el proceso de beatificación, que se inició ya en 1623. Sin embargo, por causas desconocidas, la documentación se perdió y no llegó a enviarse a Roma.

El P. Moya aseguró que durante la época del Caballero de Gracia “llegaron a pertenecer casi 2 mil personas según cuentan los documentos de la época. Desde reyes y nobleza hasta la gente sencilla de pueblo y pretendían tener una gran devoción a la Eucaristía, asistir a la Misa con frecuencia, hacer oración diariamente, llevar una vida de oración y penitencia que lleve a vivir la vida cristiana”.

A lo largo de los siglos, la memoria y la devoción al Caballero de Gracia han permanecido vivas. El proceso de beatificación se abrió de nuevo en noviembre de 2018 y se finalizó este mes de noviembre.

El arduo trabajo llevado a cabo en las últimas décadas permitió en 2018 reanudar el proceso de beatificación, gracias a un equipo de personas que ha colaborado con la postuladora, Juliana Congosto, y a la Comisión Histórica, formada por cuatro historiadores, que la legislación canónica prevé para estos procesos.

Etiquetas: Iglesia en España, beatificación, Congregación para la Causa de los Santos

Recibe nuestras noticias por email:

Escriba su nombre y dirección de email para recibir el boletín diario de noticias de ACI Prensa.

Comentarios