19 de noviembre de 2021 - 4:17 PM

Sepa lo que debe y no debe hacerse en Misa

Redacción ACI Prensa

Imagen referencial. Crédito: Unsplash
Imagen referencial. Crédito: Unsplash

Lo más sagrado que tiene la Iglesia para sus miembros es la Eucaristía, el sacramento en el que realmente se hace presente Jesucristo bajo la apariencia de pan y vino. En esta, la participación de los fieles sigue una serie de normas y reglas que tal vez no conoces.

Aunque la pandemia del COVID-19 ha introducido en muchos países algunos protocolos de bioseguridad -como permitir la Comunión en la mano- y otras regulaciones particulares, hay normas que no cambian.
En marzo de 2004, la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos publicó la instrucción Redemptionis Sacramentum, “sobre algunas cosas que se deben observar o evitar acerca de la Santísima Eucaristía”.

Todas sus normas siguen vigentes y aquí las resumimos:

  • La Misa debe celebrarse en un lugar sagrado, salvo raras excepciones, pero nunca es lícito a un sacerdote celebrar la Eucaristía en un templo o lugar sagrado de cualquier religión no cristiana.
  • No está permitido relacionar la celebración de la Misa con acontecimientos políticos o mundanos, o con otros elementos que no concuerden plenamente con el Magisterio.
  • No se debe introducir ritos tomados de otras religiones en la Misa.
  • Un laico no puede leer el Evangelio y tampoco puede predicar la homilía. Esta lectura y la reflexión están reservadas al sacerdote o diácono.
  • La elección de las lecturas bíblicas debe seguir las normas litúrgicas. No está permitido omitir, sustituirlas ni cambiar las lecturas y el salmo responsorial con otros textos no bíblicos.
  • El pan a consagrar debe ser ázimo, solamente de trigo y hecho recientemente. No se pueden usar cereales, sustancias diversas del trigo. Es un abuso grave introducir en su fabricación frutas, azúcar o miel.
  • El vino debe ser natural, del fruto de la vid, puro y sin corromper, sin mezcla de sustancias extrañas. En la celebración se le debe mezclar un poco de agua. No se debe admitir bajo ningún pretexto otras bebidas.
  • Las ofrendas, además del pan y el vino, sí pueden comprender otros dones. Estos últimos se pondrán en un lugar oportuno, fuera de la mesa eucarística.
  • Sólo se pueden utilizar las Plegarias Eucarísticas del Misal Romano o las aprobadas por la Sede Apostólica. Los sacerdotes no pueden componer sus propias plegarias eucarísticas, cambiar el texto aprobado por la Iglesia, ni utilizar otros textos.
  • La Plegaria Eucarística debe ser pronunciada en su totalidad, y solamente, por el sacerdote. No se puede omitir la mención del Sumo Pontífice y del Obispo diocesano.
  • El sacerdote no puede partir la hostia en el momento de la consagración.
  • La paz debe darse antes de la Comunión. El documento recuerda que “esta práctica no tiene un sentido de reconciliación ni de perdón de los pecados”. Se sugiere que el gesto de la paz sea sobrio y se dé sólo a los más cercanos. 
  • Se puede comulgar de rodillas o de pie, según lo establezca la Conferencia de Obispos de cada país. No es lícito negar la sagrada Comunión a un fiel por el hecho de querer recibirla de rodillas o de pie.
  • Los fieles tienen siempre derecho a elegir si desean recibir la Comunión en la boca, pero si el que va a comulgar quiere recibir el Sacramento en la mano, se le debe dar la Comunión.
  • Sin embargo, si existe peligro de profanación, el sacerdote no debe distribuir a los fieles la Comunión en la mano.
  • Los fieles no deben tomar la hostia consagrada ni el cáliz sagrado por sí mismos, ni pasarlos entre sí de mano en mano.
  • Debe vigilarse para que no se acerquen a la Comunión, por ignorancia, los no católicos o, incluso, los no cristianos.
  • Nadie puede llevarse la Sagrada Eucaristía a casa o a otro lugar. Hacerlo es sacrilegio. 
  • Si se tiene conciencia de estar en pecado grave, no se debe comulgar sin acudir antes a la confesión sacramental, a no ser que concurra un motivo grave y no haya oportunidad de confesarse.
  • El sacerdote no debe proseguir la Misa hasta que haya terminado la Comunión de los fieles.
  • Si se permite a un laico compartir un testimonio, se sugiere que se haga fuera de la celebración de la Misa. Su sentido no debe confundirse con la homilía, ni suprimirla.
  • Se alienta la participación de lectores y acólitos que estén debidamente preparados.
  • Se alienta la presencia de niños o jóvenes monaguillos con una catequesis adecuada. En este servicio pueden participar niñas o mujeres.
  • Los fieles tienen el derecho de tener una música sacra adecuada e idónea y que el altar y los paños sagrados, según las normas, resplandezcan por su dignidad, nobleza y limpieza.
  • Cualquier católico tiene derecho a exponer una queja por un abuso litúrgico, ante el Obispo diocesano o ante el Vaticano.

Etiquetas: Misa, Liturgia, Eucaristía, Redemptionis Sacramentum

Recibe nuestras noticias por email:

Escriba su nombre y correo electrónico para recibir el boletín diario de ACI Prensa y, ocasionalmente, noticias de último minuto.

Como parte de este servicio gratuito, podría recibir ocasionalmente ofertas de EWTN News y EWTN. Nunca alquilaremos o venderemos su información y usted se puede desuscribir en cualquier momento.

Comentarios