Una parroquia católica en Corbeil-Essonnes (Francia), que atiende pastoralmente a un número importante de fieles polacos en la región, sufrió un incendio la mañana del 4 de julio, causando graves daños.

A través de su página de Facebook, la parroquia de San Pablo compartió imágenes de los daños producidos por el incendio, del cual aún se desconoce la causa, y precisó que “nadie resultó herido”.

Sin embargo, indicó, “el daño es grande. La sacristía y la mayoría del techo fueron quemados. Los pisos inferiores están inundados”.

La parroquia destacó que “tras el trabajo sacrificado de los bomberos, logramos salvar el Santísimo Sacramento, muchas pinturas, estatuas, el Via Crucis y muchos otros objetos”.

Culminado el trabajo de las autoridades, señalaron, “la iglesia quedó bajo nuestro cuidado. En colaboración con el alcalde de Corbeil, logramos poner barreras a la iglesia”.

Más en Mundo

“Gracias a la ayuda desinteresada de los parroquianos, logramos asegurar la entrada y las ventanas de la iglesia”, añadió.

La posibilidad de la reconstrucción la decidirá la diócesis de Corbeil-Essonnes, “considerando muchos factores”, explicó la parroquia. Este proceso “tomará algún tiempo debido a los muchos temas que necesitan ser considerados”.

“A pesar del golpe tan poderoso, mantengámonos fuertes, creyendo que tan pronto como sea posible, nos veremos, viviremos, participaremos y rezaremos juntos en la Santa Misa. Encomendemos a Dios en oración una solución positiva al futuro de nuestra iglesia y nuestra comunidad”, expresó la parroquia.