6 de abril de 2020 8:43 pm

Se hizo justicia: Cardenal Pell será liberado, Corte Suprema anula condena

Redacción ACI Prensa

Cardenal George Pell. Crédito: Alexey Gotovskyi (ACI)
Cardenal George Pell. Crédito: Alexey Gotovskyi (ACI)

Después de una terrible experiencia que comenzó hace casi cuatro años, y luego de más de 13 meses de prisión, se espera que el Cardenal George Pell sea liberado de prisión de forma inminente, luego de que la Corte Suprema de Australia anuló en la mañana del martes (hora de Australia) su condena por cinco presuntos cargos de abuso sexual.

Se espera que el Cardenal Pell sea liberado en las próximas horas.

"La Corte Suprema determinó que el jurado, actuando racionalmente sobre la totalidad de la evidencia, debería haber tenido dudas sobre la culpabilidad del solicitante con respecto a cada uno de los delitos por los cuales fue condenado, y ordenó que se anularan las condenas y que se dicten veredictos de absolución en su lugar", dijo el tribunal en un resumen del fallo el 7 de abril.

El Purpurado será liberado de la Prisión Barwon, una cárcel de máxima seguridad al suroeste de Melbourne. Se espera que el Cardenal Pell celebre con una Misa privada de acción de gracias, la primera que celebraría desde su encarcelamiento en febrero de 2019.

El tema de la apelación era si el jurado que condenó al Cardenal Pell en diciembre de 2018, bajo la acusación de abusar sexualmente de dos coristas, podría haberlo encontrado culpable sin lugar a dudas, luego de escuchar a los fiscales y la defensa de los abogados del Purpurado.

La Corte Suprema determinó que la Corte de Apelaciones que escuchó la apelación el año pasado "no se ocupó de la cuestión de si existía una posibilidad razonable de que el delito no hubiera tenido lugar, de modo que debería haber habido una duda razonable sobre la culpabilidad del solicitante”, en referencia al Purpurado.

El comunicado de la Corte de este 7 de abril agregó que "la evidencia indiscutible de la posibilidad de los testigos era inconsistente con el recuento del demandante, y describió: (i) la práctica del solicitante (Ndr. el Cardenal Pell) de saludar a los congregantes en o cerca de los escalones de la Catedral después de la misa solemne del domingo; (ii) la práctica establecida e histórica de la iglesia católica que requería que el solicitante, como arzobispo, siempre esté acompañado cuando sea vestido en la Catedral; y (iii) el tráfico continuo dentro y fuera de la sacristía de los sacerdotes durante diez a 15 minutos después de la conclusión de la procesión que puso fin a la misa solemne del domingo ".

"La Corte sostuvo que, sobre el supuesto de que el jurado había evaluado las pruebas del demandante como completamente creíbles y confiables, la evidencia de la posibilidad de los testigos, sin embargo, exigió que el jurado, actuando racionalmente, haya tenido una duda razonable sobre la culpabilidad del solicitante en relación a los delitos involucrados en ambos presuntos incidentes".

En su apelación, el abogado del Cardenal Pell argumentó que la condena debería haber sido revocada porque se basó en el testimonio no corroborado de un solo demandante.

Ese demandante dijo que él y otro chico del coro fueron abusados ​​sexualmente por el Cardenal Pell después de la Misa del domingo, cuando el Purpurado era Arzobispo de Melbourne en 1996 y 1997.

Según el demandante, el Arzobispo mostró sus partes íntimas y obligó a los dos muchachos adolescentes a cometer actos sexuales con él, mientras el Cardenal estaba totalmente investido con su atuendo litúrgico, casi inmediatamente después de la Misa, en la sacristía de los sacerdotes en la Catedral de San Patricio en 1996. El demandante también dijo que el Cardenal Pell lo acarició en un corredor en 1997.

"La suposición de que un grupo de coristas, incluidos adultos, podría haber estado tan preocupado por llegar al cuarto de las sotanas como para no darse cuenta del extraordinario espectáculo del arzobispo de Melbourne vestido 'con toda su indumentaria' avanzando a través de la procesión y sujetar a un niño de 13 años en la pared es grande", dijo la Corte Suprema en su decisión.

La otra víctima aparente murió en 2014 y no pudo testificar en el proceso. En 2001 negó a su madre que hubiera habido ocurrido algún abuso mientras era miembro del coro.

El Cardenal Pell fue condenado en 2018, en el segundo juicio relacionado con las acusaciones. El primer juicio terminó en un jurado suspendido.

Después de la condena, el Cardenal fue sentenciado a seis años de prisión, de los cuales se le había requerido al menos tres años y ocho meses antes de ser elegible para solicitar la libertad condicional. Esto ocurriría en octubre de 2022.

El Cardenal Pell, de 78 años, ha mantenido su inocencia. Su defensa ha insistido en que los presuntos delitos habrían sido, bajo las circunstancias, "simplemente imposibles".

La condena ha dividido la opinión en Australia e internacionalmente. Los defensores del Cardenal han afirmado que las acusaciones de abuso en la sacristía no son posibles dado el alto tráfico de gente después de la Misa y la naturaleza obstructora de las vestimentas litúrgicas.

Se espera que el Cardenal Pell se enfrente a un proceso canónico en el Vaticano ahora que se ha alcanzado una disposición final en Australia. Si es declarado culpable en un tribunal canónico de abusar sexualmente de niños, seguramente perderá el estado clerical.

Traducido y adaptado por Eduardo Berdejo. Publicado originalmente en CNA.

Etiquetas: Australia, Abusos sexuales, Cardenal George Pell, Cardenal Pell

Recibe nuestras noticias por email:

Escriba su nombre y dirección de email para recibir el boletín diario de noticias de ACI Prensa.

Comentarios