26 de noviembre de 2020 - 3:23 PM | ÚLTIMA ACTUALIZACIÓN 27 de noviembre de 2020 5:44 am

¿Se dirige Bielorrusia a una guerra civil? Obispos piden diálogo ante crisis política

Redacción ACI Prensa

Mons. Tadeusz Kondrusiewicz, presidente de los Obispos bielorrusos. Foto: Vitaly Palinevsky
Mons. Tadeusz Kondrusiewicz, presidente de los Obispos bielorrusos. Foto: Vitaly Palinevsky

Bielorrusia se encuentra en una inestabilidad política y social tras las elecciones del 9 de agosto en las que resultó reelegido el presidente Aleksandr Lukashenko, en el cargo desde el año 1994, y que hace poco abogó por nacionalizar la Iglesia en el país.

Los grupos opositores denunciaron la manipulación de las elecciones y, desde entonces, se repiten las manifestaciones de protesta contra el presidente.

En ese contexto, el gobierno de Lukashenko inició una deriva autoritaria que busca restringir aún más las libertades ciudadanas para ahogar los grupos de protesta. En esa estrategia, ha iniciado también una campaña contra las autoridades religiosas y, en particular, de la Iglesia católica en el país.

De hecho, el presidente Lukashenko ya abogó por nacionalizar la Iglesia en el país. Además, el Arzobispo de Minsk, y presidente de los Obispos de Bielorrusia, Mons. Tadeusz Kondrusiewicz, sigue todavía en el exilio sin posibilidad de regresar al país, después de que le impidieran el paso el 31 de agosto cuando trataba de cruzar la frontera después de haber viajado a Polonia para asistir a una celebración mariana.

Por si eso no fuera suficiente, su auxiliar, Mons. Yury Kasabutsky, también ha sido amonestado por el gobierno con la acusación de haber estigmatizado algunos de los arrestos contra manifestantes.

El pasado 21 de noviembre, Mons. Kondrusiewicz viajó a Vilnius, Lituania, donde celebró Misa para la comunidad bielorrusa con motivo de la fiesta de la Madre de la Divina Misericordia. Fue la segunda ocasión en que pudo celebrar en su lengua desde que comenzó el exilio.

Antes de comenzar la Misa, el Arzobispo de Minsk señaló que Bielorrusia “está atravesando una crisis socio-política invisible que dura desde hace tres meses y que no tiene fin a la vista, por lo que podría derivar en una guerra civil”.

Por ello, pidió a los fieles que recen por Bielorrusia, recordando que “sabemos que una sociedad dividida será destruida, como señala Jesucristo. Queremos que nuestra patria esté viva y que sea feliz”.

Mons. Kondrusiewicz también insistió en que la Iglesia está “contra la violencia, contra la mentira, la injusticia. Condenamos todo eso”. Al mismo tiempo, subrayó que la Iglesia “también es capaz de perdonar a quien hace el mal. No es fácil, pero debemos tener la cruz de Jesucristo delante de nuestros ojos”.

Afirmó, finalmente, que el amor de Dios y por el prójimo son “la gracia más grande para nuestra sociedad”.

Por otra parte, en un mensaje difundido el pasado jueves 25 de noviembre, los Obispos bielorrusos abogaron por “una solución pacífica” a la crisis.

“La violencia no cesa, la sangre se sigue derramando, la sociedad continúa dividida. Esto no predice un futuro feliz”, lamentaron los prelados.

Recordaron que “la Iglesia católica, guiada por el Evangelio y la doctrina social construida sobre él, se opone y condena la violencia, la anarquía, la injusticia y la falsedad”.

Asimismo, señalan que “la Iglesia pide una solución pacífica a los problemas mediante el diálogo en espíritu de amor a Dios y al prójimo en cumplimiento de la ley de Dios y la ley humana”.

Etiquetas: cristianos perseguidos, Bielorrusia, Mons. Tadeusz Kondrusiewicz

Recibe nuestras noticias por email:

Escriba su nombre y correo electrónico para recibir el boletín diario de ACI Prensa y, ocasionalmente, noticias de último minuto.

Como parte de este servicio gratuito, podría recibir ocasionalmente ofertas de EWTN News y EWTN. Nunca alquilaremos o venderemos su información y usted se puede desuscribir en cualquier momento.

Comentarios