La Diócesis de Roma recordó que San Lucas pudo haber pintado el primer retrato que existió de la Virgen María, así como la “Salus Populi Romani”, la histórica imagen mariana que se resguarda en la Basílica de Santa María la Mayor y a la que el Papa Francisco le reza antes y después de cada viaje.

“Sabías que según la tradición, ¿San Lucas pintó el primer retrato de María? Una de las imágenes atribuidas al santo se encuentra en la Basílica de Santa María la Mayor: la ‘Salus Populi Romani’. El Papa Francisco es muy devoto”, señaló la diócesis en su cuenta de Facebook el 18 de octubre.

San Lucas, compañero y colaborador de San Pablo, autor del tercer Evangelio y de los Hechos de los Apóstoles, es señalado por la tradición de la Iglesia como “el pintor de María”.

La costumbre de llamarlo de este modo nació en Oriente, en el siglo VI. En esa época se consolidó la idea de que un retrato de la Madre de Jesús, pintado por el Evangelista y llamado Odighitria, había sido enviado desde Jerusalén a Constantinopla. Este fue el retrato prototipo de los iconos marianos que empezaban a extenderse de Oriente a Occidente.

Odighitria significa “la que muestra el camino”. En esta imagen la Virgen sostiene al niño en su brazo izquierdo y con su mano derecha lo indica como camino de salvación para la humanidad.

Más en Mundo

A San Lucas se le atribuyen una veintena de iconos marianos. Entre estos los conservados en las ciudades de Częstochowa, Oropa, Crea, Jerusalén, Madrid, Malta, Frisinga, Bolonia, Bari y Padua. Seis de estas representaciones se encuentran en la Ciudad Eterna, Roma, siendo una de las más conocidas, la Salus Populi Romani.

Gracias a San Lucas se conocen las palabras de la Anunciación, la Visita a Isabel y el Magníficat, así como el pasaje de la Presentación de Jesús en el Templo y otros detalles sobre la infancia y adolescencia de Jesús.

La Diócesis de Roma señala que es “probablemente por esta narrativa y sensibilidad descriptiva que le debemos a la tradición, incluso iconográfica, que Lucas fuera pintor”.