20 de agosto de 2022 - 6:30 PM

Sacerdote y mártir de la fe: La causa de beatificación del P. Ragheed Ganni

Por Rody Sher
Redacción ACI Prensa

P. Ragheed Ganni. Crédito: ACN
P. Ragheed Ganni. Crédito: ACN

Han pasado quince años desde el martirio del P. Ragheed Ganni, sacerdote caldeo de la parroquia del Espíritu Santo y secretario del Obispo de Mosul, el mártir arzobispo Faraj Rahho. El P. Ganni pronto puede recibir el título de beato.

El P. Ganni, considerado uno de los mártires más influyentes de la Iglesia Católica en Irak, fue asesinado por terroristas fanáticos el 3 de junio de 2007, después de celebrar la Divina Liturgia en la iglesia del Espíritu Santo en Mosul.

"Sencillez de espíritu y celo por la fe", estas palabras fueron utilizadas para describir al sacerdote por el Arzobispo caldeo de Erbil, Mons. Bashar Warda, cuando lo conoció en 1997 en Irlanda.

El Arzobispo Warda continuó: "Cuando se le pidió al padre Ragheed que se ofreciera como voluntario para servir a los peregrinos que venían a rezar y buscar consejo en el Santuario del Amor Derg, aceptó la invitación y trajo felicidad y alegría a todos nuestros corazones".

Mons. Warda subrayó que el martirizado P. Ragheed Ganni era muy cercano a los jóvenes. Los acompañó siempre y realizó actividades que los motivaron y ayudaron a fortalecer su espiritualidad y conocimiento eclesiástico.

"Siempre he admirado su liderazgo y su cercanía con ellos. Fue un padre, un hermano y un educador para todos ellos", agregó.

La vida del P. Ragheed Ganni

El P. Ragheed nació en Mosul en 1972, donde completó sus estudios universitarios, graduándose con una licenciatura en Ingeniería Civil. Amó la Iglesia desde niño y aprendió sus ritos litúrgicos y sus melodías. Decidió dedicar su vida a la Iglesia en el sacerdocio sagrado.

El Obispo Georgios Jarmo lo envió a Roma en 1996 para iniciar su camino de formación sacerdotal. Estudió en el Instituto Irlandés y continuó sus estudios de Teología en la Universidad de Santo Tomás de Aquino.

Tenía un fuerte deseo de regresar a Mosul y servir a los creyentes y miembros de su Iglesia que estaban en tribulación debido a la persecución de los grupos islámicos extremistas desde 2003. Su deseo fue concedido; regresó a Mosul y se comprometió a servir a su gente, además de enseñar en el Colegio de Filosofía y Teología de Babilonia, en 2004.

Durante este período, la ciudad de Mosul sufrió campañas de intimidación, secuestro y asesinato de cristianos, además de bombardeos de muchas iglesias y monasterios.

Muchas personas se vieron obligadas a buscar refugio y escapar a otras ciudades y pueblos del norte de Irak, mientras que familias enteras emigraron a otros países, pues temían por sus vidas y su fe.

Estos desafíos no fueron un obstáculo para el P. Ragheed, quien continuó con todas las actividades pastorales, celebró Misas en los diversos templos de su diócesis y brindó apoyo moral y espiritual a los niños de su iglesia, incluso en los momentos más difíciles.

El P. Ragheed decía constantemente: "Los terroristas quieren acabar con nuestras vidas, pero la Eucaristía nos da la vida. Cuando tengo la copa de la Eucaristía en mis manos, digo: este es el Cordero de Dios que quita los pecados del mundo". Siento que su poder me abruma. Tengo la copa en la mano, pero Él es quien me sostiene a mí ya todos, desafiando a los terroristas y uniéndonos en su amor sin límites".

Enfatizó más de una vez, en su conversación con sus allegados, que seguiría difundiendo el mensaje que lo obligaba a ser misionero en el nombre de Cristo, diciendo: "Los terroristas piensan que nos matan físicamente o nos asustan espiritualmente con sus métodos brutales. Muchas familias cristianas han huido por los abusos cometidos contra ellas, pero la paradoja es que nos hemos dado cuenta, a través de la violencia de los terroristas, que Cristo muerto y resucitado nos da vida. Esto nos da esperanza y nos ayuda a sobrevivir todos los días".

Las amenazas dirigidas al P. Ragheed Ganni continuaron debido a las diversas actividades que dirigió con los jóvenes en la iglesia. Su ministerio enfureció a los grupos terroristas en Mosul y comenzaron a surgir amenazas de muerte.

El tercer domingo de junio de 2007 los terroristas lo arrestaron después de celebrar la Divina Liturgia con tres diáconos: Basman Yusef Daoud, Waheed Hanna Isho y Ghassan Essam Bidawid.

En ese momento, los terroristas le preguntaron: "¿No te pedimos que no abrieras la iglesia para la oración?". Él respondió: "¿Cómo puedo cerrar la Casa de Dios en la cara de los adoradores?".

Estas fueron las últimas palabras pronunciadas por el P. Ragheed Ganni, días antes de convertirse en mártir por Cristo y su Iglesia.

La última oración del Padre Ganni

El P. Ragheed Ganni se dio cuenta de que los terroristas islámicos no lo dejarían vivir, dada su desobediencia a sus órdenes y su continua celebración de la liturgia en Mosul, por lo que escribió su última oración el 12 de octubre de 2006:

"Señor, no creo que miren mi oración

Aunque era una oración pesimista, todos me conocían como optimista.

Y quizás, por un momento, se olvidaron. Se preguntaban por qué era tan optimista,

Me han visto sonriente, más valiente y más fuerte en las situaciones más difíciles.

Pero, cuando se acuerden de los tiempos de angustia que viví,

y las dificultades que he pasado,

las que mostraron lo débil que soy y cuán capaz Tú eres,

revelaste lo frágil que soy y lo fuerte que eres,

Sabrán que yo, mi esperanza, siempre he hablado de ti.

Porque te conocí y fuiste la razón de mi optimismo

incluso cuando sabía que mi muerte estaba cerca.

Pero déjame estar contigo ahora,

Puedo, por favor, ponerlo delante de ti,

Tú sabes mejor que yo en qué época estamos viviendo.

Soy un ser humano y sé lo débil que es una persona.

Quiero que seas mi fortaleza para que no permitas que nadie me insulte en el sacerdocio que poseo.

Ayúdame a no debilitarme y entregarme en el temor por mi vida

Porque quiero morir por Ti, para vivir contigo.

Ahora estoy listo para conocerte; ayúdame a no perder tiempo para el juicio

Porque te dije que te conocía hombre, pero también te dije que te conocía

Oh, mi fuerza, mi poder, mi esperanza".

Traducido y adaptado por Eduardo Berdejo. Publicado originalmente en CNA.

Etiquetas: sacerdote, Medio Oriente, Irak, terroristas musulmanes, martirio, sacerdote mártir, Católicos en Medio Oriente, Iglesia en Irak, mártir, causa de beatificación, P. Ragheed Ganni

Recibe nuestras noticias por email:

Escriba su nombre y correo electrónico para recibir el boletín diario de ACI Prensa y, ocasionalmente, noticias de último minuto.

Como parte de este servicio gratuito, podría recibir ocasionalmente ofertas de EWTN News y EWTN. Nunca alquilaremos o venderemos su información y usted se puede desuscribir en cualquier momento.

Comentarios