1 de abril de 2020 10:03 pm

Sacerdote relata situación de Franja de Gaza ante la expansión del coronavirus

Redacción ACI Prensa

Foto referencial. Crédito: Pixabay.
Foto referencial. Crédito: Pixabay.

El P. Gabriel Romanelli es el párroco de la única iglesia católica en la Franja de Gaza, territorio palestino controlado por el movimiento islamista Hamas y donde el coronavirus COVID-19 no se ha expandido mucho, afirmó el sacerdote, gracias al bloqueo que ejerce el Gobierno de Israel.

El bloqueo israelí “ha permitido ‘un mayor control’ sobre los ingresos y ha favorecido ‘la contención’ de la epidemia en la Franja de Gaza”, dijo el P. Gabriel Romanelli, sacerdote argentino del Verbo Encarnado en Gaza, a Asia News el 31 de marzo.

El bloqueo israelí deviene desde hace 13 años sobre la Franja de Gaza, situación que ha afectado la vida de muchos refugiados palestinos, incluyendo a la minoría cristiana, que enfrentan conflictos armados, violencia y pobreza diariamente.

Sin embargo, dada la pandemia mundial del COVID-19, “por primera vez ha surtido un efecto positivo” del bloqueo, porque “ha permitido un mayor control sobre los ingresos” de personas y con ello, ha podido contener la pandemia, dijo el P. Romanelli a Asia News.

“Aquí, la libertad es limitada y es poco lo que ha cambiado”, dijo el sacerdote a Asia News. “Esta cuarentena no nos ha tomado por sorpresa, y tampoco ha afectado el ánimo de los ciudadanos, porque conviven con las restricciones desde hace años”, añadió.

Asimismo, el P. Romanelli dijo que si bien la Iglesia siempre aconseja a las autoridades, sobre las normas “debemos admitir que las personas están habituadas a permanecer en casa, de modo que no hay casos particulares de depresión o de vidas que se han visto alteradas” por el aislamiento social decretado por el coronavirus.

Por ello, informó que “la población ‘no vive esta situación con ansiedad’, pues están habituados ‘a las restricciones’” que hoy en día Israel ha extendido a todos los países fronterizos, pero sí “‘está tomando conciencia’ de la gravedad de la situación en otras partes, como en Italia o España”, sobretodo porque el virus ha llegado a Gaza, pese a “‘no tener un puerto o un aeropuerto’, ni confines con libre acceso, o turismo y peregrinaciones religiosas”.

El coronavirus “ha causado verdaderos estragos” en otras partes del mundo, dijo el P. Romanelli, y en Gaza “también surgen nuevos casos todos los días. Hace una semana, eran dos; ahora ya son 12”. Además, “las clases se han suspendido, los horarios de trabajo han sido reducidos e incluso nuestra parroquia”, en lo posible, favorece “la modalidad de trabajo remoto”.

Según informa Asia News, las autoridades musulmanas de Hamas, que controla la Franja de Gaza desde el 2007, han prohibido encuentros públicos, por ello han cerrado escuelas, universidades, parques públicos y lugares de culto, incluso mezquitas.

Según Hamas los “dos millones de habitantes” están “estables” y “a salvo” al estar en cuarentena.

No obstante, la situación precaria del sistema de salud “despierta temor” ante una posible crisis, pues solo cuentan con 70 camas de terapia intensiva a disposición y 62 respiradores. Por ello, “las ONG y activistas por los derechos humanos exigen que se ponga fin a las restricciones que impiden el ingreso de ayuda humanitaria y de médicos”, señaló Asia News.

En este tiempo de crisis en Gaza también hay noticias positivas, pues “dos jóvenes palestinos de Beit Lahia, en el norte de la Franja, han reconstruido una antigua fábrica, y han reconvertido la producción para fabricar materiales de protección, y así contener la difusión del nuevo coronavirus”, señaló Asia News. Esto ha favorecido también a “los operarios que trabajan en el lugar”, pues “estaban desempleados hace años”, añadió.

Por su parte, el P. Romanelli declaró que el administrador apostólico del Patriarcado Latino de Jerusalén, Mons. Pierbattista Pizzaballa, y las autoridades religiosas en el área “han tomado a tiempo las medidas necesarias”. Por ejemplo, “hace un mes que se suspendieron las actividades de los grupos parroquiales, y para las Misas también hay restricciones”, señaló Asia News.

“Quien quiere venir a la iglesia puede rezar, pero se aconseja permanecer en casa. Visitamos a los enfermos y a los ancianos, y también hemos comenzado a visitar a las familias y a llevar la Eucaristía. Las celebraciones se transmiten on-line y el próximo domingo, Domingo de Ramos, después de la misa iremos por las casas para distribuir los ramos de olivo”, dijo el P. Romanelli.

“Aunque la situación es dura, tratamos de mantener el espíritu”, señaló el párroco. “La providencia no nos abandona, lo sabemos bien, nosotros a menudo debemos afrontar la falta de comida, de agua potable o de corriente eléctrica, pero igual tratamos de sobrellevar la vida”, añadió.

El P. Romanelli también dijo que “el hecho de no poder asistir a la iglesia no impide rezar, sucede más bien los contrario” y dio ánimos a los afectados. “Esto es una prueba y pasará, no debemos dejarnos vencer por las circunstancias, y tenemos que mantener la rutina”, concluyó.

Etiquetas: Iglesia Católica, Gaza, Franja de Gaza, coronavirus, pandemia, cuarentena, aislamiento social, covid19

Recibe nuestras noticias por email:

Escriba su nombre y dirección de email para recibir el boletín diario de noticias de ACI Prensa.

Comentarios