Desde Chicago (Estados Unidos), donde va a trabajar ahora, un sacerdote nicaragüense pidió seguir rezando por el “milagro” de la liberación del Obispo de Matagalpa, Mons. Rolando Álvarez, condenado a 26 años y 4 meses de cárcel por la dictadura de Nicaragua.

En un video compartido en Twitter por el P. Manuel Dorantes de la Arquidiócesis de Chicago, el P. Erick Díaz, sacerdote de la Diócesis de Matagalpa, invitó a los fieles a participar en su primera Misa, este domingo a mediodía, en la parroquia Santa María del Lago.

El sacerdote señaló que en la Misa van a “dar gracias a Dios por la liberación de los 222 presos políticos”, 3 de los cuales toman parte en la celebración.

La Eucaristía, dijo el P. Díaz, también servirá para “seguir orando por nuestro obispo Mons. Rolando Álvarez, quien ha sido condenado a 26 años de prisión, para decirle al mundo y a Dios que lo sigan acompañando en este gran milagro que seguimos pidiendo”.

“La justicia brillará y la injusticia no tiene la última palabra”, subrayó el sacerdote.

La dictadura de Daniel Ortega en Nicaragua condenó el 10 de febrero a Mons. Rolando Álvarez Lagos a 26 años y 4 meses de cárcel, acusado de ser “traidor a la patria”.

Más en América

La sentencia contra el obispo, a quien la dictadura también despojó de la nacionalidad nicaragüense, se dio solo un día después de la deportación de 222 presos políticos.

Mons. Álvarez, que estaría en una celda de máxima seguridad, rechazó subirse al avión con los presos políticos y decidió quedarse con sus fieles en Nicaragua.