Sacerdote español fue víctima de un “cuento de horror” de abuso y suicidio

Por Blanca Ruiz

Foto referencial Mazur catholicnews.org.uk (CC-BY-NC-SA-2.0)
Foto referencial Mazur catholicnews.org.uk (CC-BY-NC-SA-2.0)

MADRID, 17 Feb. 15 / 12:37 pm (ACI).- Durante los pasados dos meses un sacerdote de Sevilla (España) estuvo suspendido de sus funciones y bajo investigación canónica por una denuncia falsa de acoso a un feligrés realizada por una mujer que no estaría en pleno uso de sus facultades mentales.

El Diario de Sevilla califica el episodio de "surrealista" en el que un sacerdote había sido acusado falsamente de acoso sexual y de inducción al suicidio de un feligrés.

Según la falsa denuncia "el párroco se habría aprovechado supuestamente de su víctima con una información obtenida bajo secreto de confesión, para luego imponerle unas penitencias inasumibles, hasta que este hombre no pudo más y decidió quitarse la vida. El supuesto suicidio habría ocurrido a finales del año pasado", informa el diario sevillano.

Cuando la información llegó al Arzobispado de Sevilla se retiró de sus funciones al sacerdote en cuestión como medida cautelar y simultáneamente se abrió una investigación interna con la ayuda de un detective privado.

La suspensión "es una praxis conforme al Derecho Canónico, medidas de gobierno que el Obispo Auxiliar y el Arzobispo tienen para poner en función", explicó a ACI Prensa el P. Adrián Ríos, delegado de Medios de Comunicación de la Arquidiócesis de Sevilla.

El sacerdote precisa que en todo momento se ha actuado "con la prudencia y caridad que requiere este caso".

"El sacerdote en cuestión negó siempre la acusación de los hechos porque eran falsos pero había que comprobarlo en el arzobispado con los mecanismos y procedimientos legales necesarios hasta que se viera que la acusación era verdaderamente falsa", afirma el P. Ríos.

El detective a quien se le había asignado el caso descubrió que la persona que supuestamente se había suicidado seguía viva y que no sabía que su nombre había sido utilizado para acusar a un sacerdote.

Posteriormente se supo también que la denuncia provenía de una mujer que, según ella misma reconoció, tiene sus facultades mentales alteradas.

La señora que hizo la falsa acusación había creado dos cuentas de correo electrónico suplantando dos identidades reales, para construir su trama y así acusar al sacerdote. En algunos correos enviados desde esas cuentas, la supuesta víctima le habría dicho días antes que se iba a quitar la vida porque había perdido la fe, y que también buscó sin éxito guía y remedio para el desempleo y su crisis existencial.

En esta trama inventada el sacerdote acusado habría impuesto penitencias como el ayuno y la flagelación y además le habría acosado sexualmente, por lo que el penitente en cuestión decidió suicidarse.

Según declara el P. Ríos "la señora había desarrollado la trama muy finamente y era muy difícil imaginar que una persona iba a suplantar identidades y hacer dos correos electrónicos para mantener conversaciones que ella misma creaba. Realmente la trama estaba perfectamente montada".

El sacerdote denunciado ni siquiera trató nunca en persona a la supuesta víctima y tampoco conoce personalmente a la mujer que lo difamó.

La señora ha pedido perdón tanto  al sacerdote como al Arzobispado. A  la espera de un parte médico, se sospecha que esta señora no está en pleno uso de sus facultades mentales. "Todo hace suponer que estas acciones han sido hechas por alguien que no está en su sano juicio", precisa a ACI Prensa el P. Ríos.

El sacerdote ha zanjado el caso y ha perdonado a la mujer que lo difamó: "me parece una lección para todos que el sacerdote afectado haya dado su perdón a la mujer después de esa calumnia, de todo el tiempo de prueba de estar suspendido transitoriamente con el dolor que eso conlleva para un sacerdote que se le ponga en duda. A pesar de todo, él ha perdonado a la causante", concluyó el P. Ríos.

Etiquetas: sacerdote, Abusos sexuales, suicidio

Comentarios

Todos los mensajes del Papa en Colombia
El vlog de Giuliana
Fe y ciencia
Sacramentos.FE
Consultorio Familia y Vida

Síguenos:

Libros del padre José Antonio Fortea
Cara a cara con Alejandro Bermúdez