Sacerdote de la Iglesia clandestina en China: “La fe vale más que la vida” [VIDEO]

Por Blanca Ruiz

MADRID, 14 Nov. 17 / 07:16 pm (ACI).- El P. José de Jesús es un sacerdote chino, fiel a la Iglesia Católica que ha dado su testimonio en el programa “Tras las huellas del Nazareno” de la Fundación EUK Mamie, de las religiosas del Hogar de la Madre.

En la entrevista su cara se muestra oculta y tampoco da detalles precisos de su vida en China o de la localización en Europa en la que se encuentra, por motivos de seguridad.

La Iglesia Católica fiel a Roma está perseguida por el gobierno chino, quien deja libertad de culto sólo a quienes se adhieren a la Iglesia Patriótica, es decir, aquella controlada por el Estado y que no es fiel al Vaticano.

Según cuenta, su familia siempre ha sido católica y él recibió la fe de sus padres. Asimismo, es el tercero de cinco hermanos, pese a la política del hijo único impuesta durante años por el gobierno chino para evitar el incremento de la población.

Esto obligó a la familia a vivir separada durante algún tiempo.

“Durante temporadas, cuando la policía venía al pueblo, mis padres tenían que vivir escondidos, separados de nosotros. Mi hermano mayor nos cuidaba, también teníamos que esconder todo lo que teníamos en casa, porque si el gobierno lo descubría nos podría quitar todo. A algunos padres católicos, por tener más hijos, sus casas fueron destruidas y se quedaron sin nada”, asegura el sacerdote.

Cristiano clandestino

“Era una prueba de fe, porque de niño no entiendes por qué por ser católico tienes que vivir con menos comida, separado de tus padres; pero no fue un obstáculo para seguir adelante en la fe”, explica y precisa que otro hermano suyo también es sacerdote.

La vida como cristiano de la Iglesia clandestina no es sencilla porque, según precisa en su testimonio, “tenías que rezar en tu casa y con la puerta cerrada, estaba prohibido y si alguien te escuchaba podía denunciarte porque era considerado un crimen para el gobierno”.

El P. José asegura que la fe se ha mantenido gracias a “la Iglesia doméstica” en la que las familias rezaban en secreto laudes o las vísperas, pero también gracias al rosario.

“El rosario ha sido lo que nos ha dado la fuerza durante años porque no teníamos sacramentos, ni sacerdotes; pero los fieles rezábamos todos los días al menos un rosario en la madrugada y otro por la noche”, y cuando terminaban decían una “oración a la Virgen de Fátima que nos ha dado la fuerza para vivir como verdaderos cristianos”.

Iglesia Patriótica

El Gobierno Chino permite el cristianismo en el país, pero los católicos deben inscribirse en la Asociación Patriótica, es decir, una iglesia controlada por el gobierno y en la que los nombramientos de obispos no proceden del Vaticano, sino de la decisión de las autoridades chinas.

Esta iglesia oficial se contrapone a la Iglesia clandestina, que es fiel a Roma y que vive su fe bajo serias represiones.

“Hay obispos que están desaparecidos y otros 30 obispos de la Iglesia clandestina que no son reconocidos por el Estado y que por eso no puede ejercer su ministerio de manera libre. Están bajo arresto domiciliario y controlado, hay quienes vigilan sus visitas, sus encuentros y los temas de conversación. Las ordenaciones sacerdotales se dan en secreto, sin que nadie se de cuenta”, precisa.

Sin embargo, para la iglesia oficial, adherida a la Asociación Patriótica, es más fácil vivir la fe porque las iglesias están abiertas, hay Misas y tienen un horario fijo, pero según explica el sacerdote, “en el fondo no es lo mismo porque la Iglesia es una, santa, católica y apostólica y la Iglesia Patriótica es independiente de Roma, yo no puedo aceptarlo. Porque es mi fe”.

Vocación sacerdotal

En ese sentido, el P. José recuerda cómo el párroco de la zona en la que vivía estaba encargado de 60 pueblos, celebraba cinco Misas en los más grandes e iba con una bicicleta, “es un ejemplo de fidelidad a Cristo y a la Iglesia porque él no quiso formar parte de la iglesia oficial china y eso hizo que tuviera que pasar algún tiempo en la cárcel o en arresto domiciliario, pero a pesar de ello nunca lo consideró como una dificultad, sino que si el Señor se lo enviaba, él lo aceptaba. Ahora, que tiene más de 80 años, se levanta a las 3.30 de la mañana para rezar y celebra dos Misas”.

“Su vida ejemplar fue decisiva para que encontrara mi vocación. Él es un sacerdote para todos, con una entrega ejemplar”, precisa, y apunta que todavía hoy recuerda cómo a los 15 años descubrió su vocación: “Pensaba que en China hay muchas personas que no conocen a Cristo y a la Iglesia Católica, porque los cristianos somos una minoría. Por eso pensé que cuando terminara mis estudios iría al seminario y sería sacerdote. Ese momento me cambió la vida, porque vi lo que quería el Señor para  mí”.

El sacerdote asegura que la vida de los cristianos clandestinos en China es un testimonio de fe y pide oraciones para que se mantengan fieles, porque “ellos nos enseñan que la fe vale mucho más que la vida, y que viviendo la fe encontraremos a Cristo. Tenemos que dar testimonio a nuestro alrededor para que quien no conoce la fe, la pueda encontrar”.

También te puede interesar:

Etiquetas: sacerdote, Iglesia en China, Católicos en China

Comentarios

El vlog de Giuliana
Fe y ciencia
Sacramentos.FE
Consultorio Familia y Vida

Síguenos:

Libros del padre José Antonio Fortea
El blog de Mons. José Gómez