La Archidiócesis de Valencia (España) cuenta con un “papamovil” destinado al transporte de la imagen peregrina de su patrona, la Virgen de los Desamparados que es conocido como el “maremóvil”. 

La idea surge cuando a finales de los años 90 del siglo XX se comprende que no son pocos los peligros que conllevaba el transporte en camiones de la imagen peregrina de la Virgen. 

Por un lado su carga y descarga representaba un riesgo para la propia talla y, por otro, para los miembros de la Hermandad de Seguidores de la Virgen encargados de su custodia. 

Su presidente, José Luis Albiach, explica a ACI Prensa que era necesario encontrar un vehículo “en el que fuese automático el proceso de carga y descarga y que fuese utilizado únicamente para transporte de la Imagen procesional de la Virgen de los Desamparados”

Esta inquietud fue conocida por un periodista local, Julio Tormo, quien se ofreció a iniciar una campaña para recaudar el dinero necesario, 5,5 millones de pesetas en 1998, lo que hoy equivale a más de 33.000 dólares. 

Además, se recaudaron otros 6.000 dólares que fueron destinados al Cottolengo. 

Más en España

Seis meses después, el 9 mayo de 1999, víspera de la festividad de la patrona, el Arzobispo de Valencia Agustín García Gasco bendijo el vehículo en un acto multitudinario al que asistieron muchas autoridades, incluida la alcaldesa Rita Barberá. 

La primera ocasión en que fue utilizado el vehículo fue el 22 de mayo de ese año, cuando la imagen peregrina fue llevada a la localidad de Benisanó. Desde entonces ha recorrido más de 240.000 kilómetros. 

La custodia y puesta a punto del vehículo está a cargo de la Hermandad de Seguidores de la Virgen de los Desamparados.

Un icono popular

Cada mes de marzo se celebran en Valencia la fiesta de las Fallas, en las que son quemados monumentos efímeros con figuras que aluden a personajes y situaciones de la cultura popular. 

Las diferentes asociaciones de vecinos (las fallas), concursan en modalidad general o infantil por ganar el apoyo de los valencianos para indultar de las llamas sus ninots, que es como se llaman estas figuras en la lengua regional. 

(El artículo continúa después)

Este 2022, el ninot indultado en la categoría infantil estaba dedicado precisamente al vehículo que transporta la imagen peregrina de la patrona.