28 de mayo de 2012 8:12 pm

Revelan detalles de milagros que llevaron a los altares a San Martín de Porres

Redacción ACI Prensa/EWTN Noticias

En el marco de las celebraciones en el Perú por el 50º aniversario de canonización de San Martín de Porres, una experta en la vida del santo reveló detalles sobre los cuatro milagros que permitieron llevarlo a los altares.

Celia Cussen, especialista en la vida de San Martín y profesora de ciencias históricas de la Universidad de Chile, contó a ACI Prensa que los dos milagros por los que el fraile pudo ser beatificado sucedieron en la ciudad de Lima en el siglo XVII.

El primero fue concedido a Elvira Moyano, una mujer solterona que vivía en una casa señorial al cuidado de los niños.

"Un día preparaba una chicha para llevar a su regalón -un joven al que crió desde niño-, Joseph Dávila, que era novicio del convento de Santo Domingo, y al acercarse a ver si ya estaba, por un descuido el jarro cayó, se rompió en varios pedazos y uno de ellos entró en su ojo", explicó la historiadora.

Al escuchar los gritos de la mujer los vecinos llegaron corriendo a la casa, taparon el ojo herido con un paño y fue revisado por un cirujano especialista, "que aseguró que el daño ocasionado había sido tan fuerte que estaba perdido", relató.

Continuó diciendo que ese mismo día en la noche la dueña de casa trajo doña Elvira reliquias de diferentes santos, pero ella sólo las guardó debajo de su almohada. Al día siguiente fue al convento a contarle lo sucedido sobre Elvira al novicio y los frailes le dieron una reliquia de fray Martín que ese mismo día colocó sobre el ojo dañado con un paño húmedo.

"Esa noche la mujer despertó y sentía que algo crecía en ese hoyo que había en su rostro, y a la mañana siguiente la vio el cirujano y asombrado comprobó que tenía un ojo nuevo y en el paño mismo quedó como la piel de un ojo muerto. Elvira llegó con esa muestra a los jueces eclesiásticos, que investigarían la causa de beatificación del fraile", señaló.

El segundo milagro fue el de un niño de dos años que calló de un balcón de un segundo piso al patio interior de una casa de Lima. "El pequeño se rompió la cabeza y el propio médico detalla cómo al niño le salía materia de sus sesos y no le dieron esperanzas de vida".

Sin embargo, toda su familia pidió la ayuda de fray Martín y al día siguiente amaneció milagrosamente recuperado y posteriormente se comprobó que no había quedado secuela alguna.

La especialista indicó a ACI Prensa que estos dos hechos fueron estudiados por el Comité Médico de la Congregación de Ritos de Roma, que decidieron que realmente no había explicación natural y por tanto se trataron de milagros, y con eso fray Martín fue beatificado.

Asimismo, explicó que los milagros para su canonización ya no fueron de Lima, pues fray Martín "ya era muy conocido en todo el mundo". Fue así que el beato concedió la curación a una anciana en Asunción (Paraguay) que estaba muy enferma.

"Su hija, conocedora de la santidad y milagros del beato, pidió su ayuda e intercesión para la curación de su mamá, que estaba sumamente enferma, y milagrosamente se sanó", dijo.

El segundo milagro fue de un niño que vivía en Tenerife (España) a quien le cayó un bloque de cemento en la pierna.

"Los médicos habían decidido amputarle la extremidad porque estaba gangrenada. Sin embargo, un día antes de la operación su mamá pidió la intercesión del beato Martín. Colocó una estampa del santo en su pierna, la gangrena desapareció y no fue necesaria la amputación", señaló Cussen.

Además, recordó que en el convento de Santo Domingo, donde vivió el santo en la ciudad de Lima, se pueden ver los murales que representan "estas dos escenas de los milagros de canonización".

Finalmente, la historiadora expresó que antes del Pontificado del Papa Juan Pablo II la Iglesia requería de dos milagros para que una persona, reconocida con virtudes en grado heroico, sea beatificada; y se pedía otros dos milagros para su canonización. A partir de su pontificado sólo es necesario un milagro para la beatificación y otro para la canonización.

Celia Cussen estuvo en Lima en ocasión del simposio "La santidad en la Lima virreinal", dedicada a los santos que vivieron en esta ciudad peruana en el periodo del virreinato (siglos XVI al XIX), realizado el 15 y 16 de mayo en la Biblioteca Nacional del Perú, en el marco de las celebraciones por el 50º aniversario de canonización.

San Martín fue beatificado en 1837 por el Papa Gregorio XVI y proclamado Santo por el Papa Juan XXIII en 1962. Su fiesta se celebra el 3 de noviembre, día en que falleció.

Etiquetas: San Martín de Porres, 50 años de canonización

Comentarios