3 de diciembre de 2020 - 7:04 PM

Reino Unido: Tribunal restringe tratamientos hormonales de cambio de “género” en niños

Redacción ACI Prensa

Imagen referencial / Crédito: Unsplash
Imagen referencial / Crédito: Unsplash

El Tribunal Superior de Justicia del Reino Unido dictaminó el martes 2 de diciembre que es poco probable que los niños sean lo suficientemente maduros como para dar un “consentimiento informado” al tratamiento médico que involucre “bloqueadores hormonales de pubertad” y hormonas, con la finalidad de realizar un cambio de “género” o “reasignación de género”.

El diagnóstico psiquiátrico que prescribe una discordancia o malestar con la corporalidad o el sexo biológico es denominado por la medicina como “disforia de género”. La Clasificación Internacional de Enfermedades de la Organización Mundial la Salud la clasifica como “trastorno de identidad de género”; mientras que el último Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales de la Asociación Estadounidense de Psiquiatría detalla que esta experiencia se acompaña de “malestar clínicamente significativo o deterioro social, ocupacional o en otras importantes áreas del funcionamiento”.

En un fallo del 1 de diciembre, el tribunal dictaminó que los médicos van a requerir autorización judicial para comenzar tratamientos con bloqueadores de la pubertad y con hormonas sexuales cruzadas para la inducción de caracteres del sexo opuesto.

El caso fue presentado por dos demandantes contra Tavistock y Portman NHS Trust, un fideicomiso del Servicio Nacional de Salud (NHS) del Reino Unido que dirige el principal Servicio de Desarrollo de Identidad de Género de Gran Bretaña para niños.

En los últimos cinco años, el número de personas remitidas al Servicio de Desarrollo de Identidad de Género casi se ha duplicado. Según el sitio web de la institución, hubo 1.408 personas remitidas entre 2015 y 2016 y 2.728 entre 2019 y 2020. 

Los demandantes pidieron a los jueces que evaluaran la legalidad de la práctica del NHS Trust de recetar bloqueadores de la pubertad a niños que experimentan disforia de género, que definieron como “una condición en la que las personas experimentan angustia debido a una falta de coincidencia entre su identidad percibida y su sexo natal, es decir, su sexo al nacer”.

Denunciaron que se habían recetado medicamentos supresores de la pubertad a niños de hasta 10 años sobre la base del consentimiento informado, un principio fundamental de la medicina moderna en el que un médico informa a un paciente de los riesgos potenciales antes de que acepte someterse a un tratamiento médico.

A la primera demandante, que nació mujer, se le recetaron fármacos bloqueadores de la pubertad alrededor de los 15 años para detener el proceso de desarrollo de las características sexuales femeninas. Luego, tomó hormonas de sexo cruzado que promueven las características masculinas y se sometió a una cirugía.

La segunda demandante era la madre de una niña de 15 años a la que le preocupaba que a su hija le pudieran recetar bloqueadores de la pubertad.

Los demandantes argumentaron que recetar los medicamentos a menores de 18 años era ilegal ya que no eran competentes para ofrecer un consentimiento válido para el tratamiento.

Los jueces dijeron que la cuestión en el centro de la demanda era, por lo tanto, “si esos niños y jóvenes pueden dar el consentimiento informado en el sentido legal”.

En su fallo, los jueces señalaron que los niños menores de 16 años solo podían dar su consentimiento a los bloqueadores de la pubertad si eran “competentes para comprender la naturaleza del tratamiento”.

“Eso incluye una comprensión de las consecuencias inmediatas y a largo plazo del tratamiento, la evidencia limitada disponible en cuanto a su eficacia o propósito, el hecho de que la gran mayoría de los pacientes proceden al uso de hormonas de sexo cruzado, y de las potenciales consecuencias de cambio de vida para un niño”, escribieron en su fallo.

“Habrá enormes dificultades para que un niño menor de 16 años comprenda y sopese esta información y decida si acepta el uso de medicamentos para bloquear la pubertad”, agregó.

Los jueces continuaron: “Es muy poco probable que un niño de 13 años o menos sea competente para dar su consentimiento para la administración de bloqueadores de la pubertad. Es dudoso que un niño de 14 o 15 años pueda comprender y sopesar los riesgos y las consecuencias a largo plazo de la administración de bloqueadores de la pubertad”.

“Con respecto a los jóvenes de 16 años o más, la posición legal es que existe la presunción de que tienen la capacidad de dar su consentimiento para recibir tratamiento médico”. 

“Dadas las consecuencias a largo plazo de las intervenciones clínicas en cuestión en este caso, y dado que el tratamiento aún es innovador y experimental, reconocemos que los médicos pueden considerar estos casos como casos en los que se debe buscar la autorización del tribunal antes de comenzando el tratamiento clínico”, agregó el fallo.

Un portavoz del NHS acogió con satisfacción la “claridad” aportada por el fallo. 

La clínica “Tavistock suspendió de inmediato las nuevas referencias de bloqueadores de la pubertad y hormonas de sexo cruzado para menores de 16 años, que en el futuro solo se permitirán cuando un tribunal lo autorice específicamente”, dijo el portavoz. 

La asociación Transgender Trend, que representa a los padres preocupados por el aumento de niños diagnosticados como “transgénero”, señaló que estaban “encantados” con la decisión. “Estamos encantados de que el Tribunal Superior haya dictado sentencia para proteger a los niños de intervenciones médicas experimentales con graves riesgos conocidos y desconocidos y consecuencias de por vida”.

El Servicio de Desarrollo de la Identidad de Género de la clínica Tavistock dijo que estaba decepcionado por el fallo y estaba buscando permiso para apelar.

“La Corte ha dictaminado que habrá una suspensión de la ejecución de su sentencia hasta el 22 de diciembre o hasta la resolución de cualquier apelación”, señaló.

Este fallo puede influir en legisladores y jueces en otras partes del mundo. 

En abril, Liz Truss, Ministra de Mujeres e Igualdad del Reino Unido, anunció planes para prohibir a los menores someterse a cualquier procedimiento permanente destinado a cambiar su género.

En una comparecencia ante el Comité Selecto de Mujeres e Igualdad de la Cámara de los Comunes, Truss dijo que estaba comprometida a “asegurarse de que los menores de 18 años estén protegidos de las decisiones que puedan tomar, que sean irreversibles en el futuro”.

Etiquetas: Ideología de Género, Reino Unido, niño transexual, Transexualidad, niños transgénero

Recibe nuestras noticias por email:

Escriba su nombre y correo electrónico para recibir el boletín diario de ACI Prensa y, ocasionalmente, noticias de último minuto.

Como parte de este servicio gratuito, podría recibir ocasionalmente ofertas de EWTN News y EWTN. Nunca alquilaremos o venderemos su información y usted se puede desuscribir en cualquier momento.

Comentarios