12 de octubre de 2016 4:12 am

Reducir las muertes en los desastres naturales, una prioridad para el Papa

POR MIGUEL PÉREZ PICHEL | ACI Prensa

Imagen referencial inundaciones Chile. Foto: Cáritas Chile
Imagen referencial inundaciones Chile. Foto: Cáritas Chile

Durante la Audiencia General en la plaza de San Pedro, el Papa invitó a unir fuerzas en la defensa del medio ambiente como forma de prevenir desastres naturales que causen víctimas mortales.

“Animo a unir esfuerzos en la protección de nuestra casa común y a promover una cultura de prevención con la ayuda de los nuevos conocimientos, para así reducir el riesgo de las poblaciones más vulnerables”, señaló el Papa con motivo de la Jornada internacional para la reducción de los desastres naturales que se celebrará el 13 de octubre.

El Santo Padre recordó el tema de la jornada, “Reducir la mortalidad”, y señaló que, de hecho, “los desastres naturales podrían evitarse, o al menos limitarse, ya que sus efectos son a menudo consecuencia de las deficiencias en el cuidado del medio ambiente por el hombre”.

La ONU instituyó la Jornada internacional para la reducción de los desastres naturales en 1989 con el objetivo de promover una cultura de prevención y mitigación que permita reducir el número de muertes.

Para la campaña de este año, las Naciones Unidas se han marcado siete objetivos: reducir la mortalidad ocasionada por los desastres, reducir el número de personas afectadas, mitigar las pérdidas económicas directas, restringir los daños causados, atenuar la pérdida de infraestructuras, promover el establecimiento de estrategias de reducción de riesgos, aumentar la cooperación internacional en países en desarrollo e incrementar la disponibilidad y el acceso a sistemas de alertas.

Las mujeres y los niños son los más vulnerables, y tienen 14 veces más probabilidades de morir en un desastre que los hombres. Otros colectivos afectados de forma especial son las personas con discapacidad, las personas mayores y los indígenas.

Las medidas preventivas son especialmente importantes en los países más pobres, donde la mortalidad derivada de los desastres naturales suele ser mayor que en los países con mayores recursos. Por ejemplo, los efectos del huracán Matthew fueron mucho más devastadores en Haití, donde han fallecido más de 800 personas y más de dos millones se han visto afectadas, que en República Dominicana, donde murieron 4 personas. La población haitiana afronta ahora una epidemia de cólera en la mayor crisis humana que ha sufrido el país desde el terremoto de 2010.

También te puede interesar: 

Etiquetas: Vaticano, audiencia general, Desastres Naturales, Haití, Papa Francisco, Catequesis del Papa Francisco, huracanes

Comentarios