Numerosas personas rindieron homenaje en Roma a un importante Obispo católico del Norte de Europa, Mons. Erik Valkendorf, con ocasión de los 500 años de su muerte.

Por ello, en la tarde del 28 de noviembre cientos de fieles se reunieron en la iglesia Santa María dell’Anima de Roma para el rezo solemne de las vísperas.

El emotivo momento de oración fue presidido por el obispo católico noruego, Mons. Erik Varden y transmitido por EWTN Noruega.

Al finalizar el rezo de las vísperas, Mons. Varden bendijo una lápida conmemorativa de este importante obispo católico del Norte de Europa.

Además, expertos académicos se reunieron en Roma este 29 de noviembre para participar en un simposio sobre la figura y el legado de Mons. Erik Valkendorf. 

Breves datos biográficos

Más en Mundo

Mons. Erik Valkendorf nació en 1465 en Dinamarca y murió en Roma el 28 de noviembre de 1522.

Se matriculó en la Universidad de Greifswald en 1491, donde obtuvo el título de bachiller al año siguiente.

Más tarde fue ordenado sacerdote y obtuvo también el título de maestro.

En la década de 1490 trabajó en el Danske Kancelli y a partir de 1499 fue un estrecho colaborador del príncipe heredero, el duque Christian.

Tras la muerte del arzobispo Gaute Ivarsson en 1510, Valkendorf fue nombrado Arzobispo de Nídaros. En 1511 Valkendorf recibió la ordenación episcopal en Roma y tomó posesión de su arzobispado.

El 10 de noviembre de 1511 se inscribió también en el libro de hermandad del Colegio Teutonico di Santa Maria dell'Anima.

(El artículo continúa después)

En 1514 coronó a Christian como rey de Noruega.

Promovió especialmente la liturgia e hizo imprimir los primeros libros para Noruega en 1519, el Missale Nidrosiense y el Breviarium Nidrosiense.

En 1521 surgió un conflicto entre él y el rey, que quería recortar el poder eclesiástico. Valkendorf puso al frente de su diócesis a Olav Engelbrektsson y partió hacia Dinamarca. Una tormenta le llevó a Ámsterdam, donde tuvo un violento enfrentamiento con el rey Christian. Siguió su viaje hacia Roma para hablar con el Papa León X, pero no llegó hasta poco después de su muerte. Incluso antes de tener una audiencia con su sucesor Adriano VI, Valkendorf murió.