23 de agosto de 2021 - 8:34 PM

Recuerdan al primer beato polaco que fue martirizado por el régimen comunista

POR CYNTHIA PÉREZ | ACI Prensa

P. Ladislaus Findysz. Crédito: Twitter Church In Poland.
P. Ladislaus Findysz. Crédito: Twitter Church In Poland.

La Iglesia en Polonia recordó a través de sus redes sociales al P. Ladislaus Findysz, conocido por ser el primer polaco mártir en ser declarado beato que fue víctima del régimen comunista.

El 23 de agosto, la Conferencia de Obispos de Polonia recordó en su cuenta oficial de Twitter al sacerdote polaco, cuyo celo por la salvación de las almas lo mantuvo firme en la evangelización, pese a sufrir la persecución y tortura del régimen comunista en el contexto de la Segunda Guerra Mundial.

Hoy conmemoramos al P. Ladislaus Findysz. Durante y después de la Segunda Guerra Mundial ayudó espiritual y económicamente a todos los habitantes independientemente de su nacionalidad o denominación. Su labor pastoral se encontró con persecuciones del régimen comunista. Fue encarcelado y torturado”, expresó el Episcopado polaco.

El P. Ladislau Findysz fue un sacerdote polaco que fue perseguido por el servicio secreto comunista. Fue arrestado en 1963 y enviado a la cárcel por haber enviado cartas a sus feligreses para llamarlos a enmendar sus vidas y seguir a Cristo. El P. Findysz fue liberado de prisión en 1964 en un estado de salud grave, y al poco tiempo falleció. Su martirio fue promulgado en 2004, en presencia de San Juan Pablo II.

El P. Findysz, beatificado el 19 de junio de 2005 por el entonces Arzobispo de Varsovia, Cardenal Jòzef Glemp, en representación del Papa Benedicto XVI, es considerado el primer mártir polaco de la persecución comunista en ser elevado a los altares.

En 2005, el entonces secretario de la Congregación para la Causa de los Santos, Mons. Edwars Nowak, afirmó a Radio Vaticana que el P. Findysz era “un sacerdote héroe”. “Como niño y después como joven, personalmente pude ver eso”, agregó.

Biografía

Según el sitio web del Vaticano, el P. Ladislao Findysz nació el 13 de diciembre de 1907 en Kroscienko Nizne, y fue bautizado al día siguiente en la iglesia de la parroquia de la Santísima Trinidad, en la ciudad de Krosno. Sus padres fueron Estanislao Findysz y Apolonia Rachwal, dos campesinos que lo educaron según la tradición católica.

En 1927, el joven Ladislao se trasladó a Przemyśl e ingresó al Seminario Mayor. Fue ordenado sacerdote el 19 de junio de 1932. Cabe destacar que su preparación para el sacerdocio fue guiada por el rector, hoy Beato John Balicki. Este beato fue presentado ante el Papa Pablo VI como modelo para los sacerdotes por el entonces Cardenal Karol Wojtyla (San Juan Pablo II).

El P. Findysz realizó labor pastoral en Ucrania y Polonia. De 1941 a 1944 sirvió en la parroquia de San Pedro y San Pablo Apóstol en Nowy Zmigrod, donde destacó su “compromiso inquebrantable con el trabajo pastoral y las dolorosas experiencias de la guerra”.

El 3 de octubre de 1944 fue expulsado por los alemanes junto al resto de los habitantes de la ciudad. A su regreso, el 23 de enero de 1945, el sacerdote se comprometió con la reorganización de la parroquia y la “renovación moral y religiosa” de la comunidad, en especial de los jóvenes afectados por el ateísmo sistemático e intensivo impuesto por el régimen comunista.

Su servicio continuó después de la guerra. Durante ese tiempo ayudó material y espiritualmente a todo el que lo necesitaba, independientemente de su nacionalidad o denominación. “Salvó a numerosas familias (greco-católicas) que fueron severamente perseguidas por las autoridades comunistas y amenazadas con la expulsión de su lugar de residencia sin la menor posibilidad de indulto”, indicó.

El trabajo pastoral del P. Findysz “resultó muy incómodo para las autoridades comunistas”, por lo que desde 1946 fue vigilado por el servicio secreto. Además de suspenderlo de enseñar el catecismo en la escuela secundaria, le impidieron continuar sirviendo a su iglesia tras negarle el permiso de vivir en la zona fronteriza donde estaba ubicada la parroquia.

El P. Ladislaus Findysz fue considerado un celoso párroco. Recibió el reconocimiento como canónigo honorario en 1946 y luego se le concedió el privilegio de rochet y mantelletta en 1957. Ese año fue nombrado vicedecano del Decanato de Nowy Żmigród, y luego decano en 1962.

En 1963, el sacerdote polaco inició la actividad pastoral de las “Obras conciliares de caridad”, una especie de apoyo espiritual del Concilio Vaticano II en el que enviaba cartas a los fieles que vivían en situaciones religiosas y morales irregulares, para animarlos a reordenar su vida cristiana.

Ante ello, las autoridades comunistas lo acusaron de obligar a los fieles a participar en ritos y prácticas religiosas, lo arrestaron y encarcelaron en el castillo de Rzeszow; y tras ser juzgado, fue condenado a dos años y seis meses de prisión.

El régimen comunista utilizó el decreto titulado “La protección de la libertad de conciencia y de la denominación” de 1949 “para restringir y finalmente eliminar la ‘fe’ y la Iglesia Católica de la vida pública y privada en Polonia”, indicó el Vaticano en su sitio web.

"El P. Findysz también fue desacreditado, difamado y condenado públicamente por medio de publicaciones especialmente editadas en la prensa”; y durante su encierro “sufrió desnutrición y fue sometido a humillaciones físicas, psicológicas y espirituales”, señaló. El 25 de enero de 1964, fue trasladado a la prisión central de la calle Montelupich en Cracovia.

Es importante destacar que justo antes de ser arrestado, el P. Ladislaus presentaba un estado de salud deteriorado e incierto. El sacerdote había sido sometido a una seria operación para extirparle la glándula tiroides, y estaba a pocos meses de ser sometido a una segunda cirugía para extirparle una malformación cancerosa entre el esófago y el estómago.

Su salud no mejoró por la carente atención médica en la prisión y por posponer su cirugía. “Estaba condenado a una muerte lenta”, indicó. El régimen rechazó la solicitud de la curia y de su abogado para suspender su detención por estar en riesgo de muerte, hasta que a fines de 1964, el Tribunal Supremo de Varsovia la aprobó.

Fue ingresado al hospital y sometido a estudios médicos, pero se confirmó que el tumor ya era inoperable por su avanzado estado de crecimiento. Su salud se complicó a causa de un enfisema pulmonar y por recaer en anemia severa. Tras participar de un retiro espiritual, y recibir los últimos sacramentos, falleció el 21 de agosto de 1964 en el presbiterio de Nowy Zmigrod. Fue enterrado el 24 de agosto en el cementerio de la parroquia.

En el año 2000 se inició su proceso de beatificación y el 20 de diciembre de 2004, en presencia del Papa San Juan Pablo II, se declaró al P. Ladislaus Findysz como mártir de la fe.

El Vaticano indica en su sitio web que se reconoció que el sacerdote “fue arrestado y condenado por las autoridades del régimen comunista a causa de su anuncio del Evangelio. Es más, su encarcelamiento y el sufrimiento físico y espiritual que soportó fueron directamente responsables de su muerte”.

Se trata de “la primera causa de beatificación exitosa, basada en el martirio de un Siervo de Dios que fue víctima del régimen comunista en Polonia. Además, es la primera causa de beatificación en la Diócesis de Rzeszow”, concluyó.

Etiquetas: Polonia, Segunda Guerra Mundial, Comunismo, beato, sacerdote mártir, Obispos de Polonia, Iglesia en Polonia, mártir, gobierno comunista

Recibe nuestras noticias por email:

Escriba su nombre y correo electrónico para recibir el boletín diario de ACI Prensa y, ocasionalmente, noticias de último minuto.

Como parte de este servicio gratuito, podría recibir ocasionalmente ofertas de EWTN News y EWTN. Nunca alquilaremos o venderemos su información y usted se puede desuscribir en cualquier momento.

Comentarios