13 de abril de 2015 1:30 pm

Reconocimiento administrativo de lefebvristas en Argentina “no tiene incidencia canónica”

Redacción ACI Prensa

Cardenal Mario Poli. Foto: Walter Sánchez-Silva / ACI Prensa.
Cardenal Mario Poli. Foto: Walter Sánchez-Silva / ACI Prensa.

El reconocimiento del Arzobispado de Buenos Aires (Argentina) y de la Secretaría de Culto de la Nación de Argentina a la Fraternidad San Pío X (FSSPX-lefebvristas) como organización católica existente en ese país es “una cuestión estrictamente administrativa”, y no tiene relevancia canónica, según explicó la FSSPX hoy.

El diario Clarín de Argentina informó el 12 de abril que la Secretaría de Culto, a solicitud del Arzobispo de Buenos Aires, Cardenal Mario Aurelio Poli, reconoció como persona jurídica dentro del Registro de Institutos de Vida Consagrada –en la que figuran las órdenes y congregaciones religiosas– a la “Fraternidad de los Apóstoles de Jesús y María (Fraternidad San Pío X)”.

Según se lee en la Resolución 25/2015 de la Secretaría de Culto del Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto, la FSSPX es ahora reconocida como “Asociación de Derecho Diocesano, según lo normado por el canon 298 del Código de Derecho Canónico, in fieri de ser una Sociedad de Vida Apostólica, con todos los beneficios que a ésta le corresponde y dando cumplimiento a todas las obligaciones que a la misma le refiere, asumiendo también las responsabilidades que competen al Prelado diocesano”.

A pesar de que medios de prensa como Clarín titularon que “los lefebvristas vuelven a ser admitidos por la Iglesia argentina”, en un comunicado difundido hoy por la agencia informativa de la FSSPX, DICI, estos precisaron que se trata solamente de un tema administrativo.

“El hecho que el Cardenal Poli haya sucedido al Cardenal Bergoglio en la sede arzobispal de Buenos Aires puede conducir legítimamente a pensar que esta decisión no ha sido tomada sin consultar al Papa Francisco. Con todo, no se trata más que de una cuestión estrictamente administrativa en el contexto específico de la República Argentina”, indicaron en el comunicado.

Los lefebvristas reconocieron que la decisión de la Secretaría de Culto fue posible gracias a una carta del Cardenal Poli “acompañando el trámite iniciado en 2011 en dicha Secretaría por las autoridades de la Fraternidad”.

En la carta que dirigió a la Secretaría de Culto, según citó DICI, el Arzobispo de Buenos Aires solicitó que la FSSPX “sea considerada, hasta que encuentre el definitivo encuadramiento jurídico en la Iglesia universal, como si fuera una asociación de derecho diocesano”.

Sin embargo, los lefebvristas admitieron que “el documento del Cardenal Poli no tiene incidencia canónica, pues no puede hacer las veces de la autoridad romana, que es la única que puede determinar la situación canónica de la Fraternidad”.

En declaraciones a Vatican Insider, Mons. Guido Pozzo, secretario de la Pontificia Comisión Ecclesia Dei, a cargo del diálogo con los lefebvristas, indicó que está “contento de que en Argentina se haya podido encontrar esta solución, que, hay que precisar, no involucra a la Santa Sede”.

“No se trata de un reconocimiento jurídico de la (sociedad) San Pío X como sociedad clerical, sigue pendiente la cuestión de la legitimidad del ejercicio del ministerio sacerdotal de sus sacerdotes”, precisó, pero indicó que “claramente es un signo más de benevolencia para con esta realidad por parte de la Iglesia católica”.

Con la decisión del Cardenal Poli, expresó, se “reconoce que los miembros de la Fraternidad son católicos, aunque todavía no estén en plena comunión con Roma”.

“Nosotros seguimos trabajando para que se llegue a la plena comunión y para definir el marco jurídico de la Fraternidad en la Iglesia Católica”, aseguró.

Etiquetas: Argentina, Lefebvristas, Iglesia en Argentina, Cardenal Poli

Comentarios