20 de enero de 2020 - 12:35 PM

Realizan Misa de exequias de querido Obispo del Uruguay y recuerdan su carisma y fe

Redacción ACI Prensa

Mons. Fernando Gil. Crédito: Conferencia Episcopal Uruguaya.
Mons. Fernando Gil. Crédito: Conferencia Episcopal Uruguaya.

Fieles, sacerdotes y obispos del Uruguay, especialmente la Diócesis de Salto, participaron en la Misa de exequias de su Obispo, Mons. Fernando Miguel Gil Eisner, para recordar su carisma y gran fe que les servirá de ejemplo y aliento para continuar el camino de la Iglesia.

La Misa de exequias se realizó el sábado 18 de enero en la Catedral San Juan Bautista de Salto. El Prelado falleció el viernes 17 por la tarde.

 
El Vicario Pastoral de la Diócesis de Salto, P. Luis Cardozo, recordó en su homilía que Mons. Fernando Gil trabajó por el gran desafío de hacer que la comunidad viva y anuncie el Evangelio y “se sienta transformada desde dentro”.

“En sintonía con el Papa Francisco y movido por el deseo ir construyendo entre todos una Iglesia que sea ‘lugar de la misericordia gratuita, donde todo el mundo pueda sentirse acogido, amado, perdonado y alentado a vivir según la vida buena del Evangelio’ fue transmitiendo la firme convicción en un camino sinodal, que se construye entre todos. Un camino que lo invitaba a sentirse un peregrino más que acompaña a su pueblo”, agregó el P. Cardozo.

El Vicario Pastoral recordó que antes que Mons. Gil llegará a la Diócesis de Salto, transmitió “su deseo de integrarse en la huella que fue dejando la Iglesia en medio de esta porción del pueblo oriental”.

“Sin grandilocuencia, con sencillez y apertura y, por sobretodo, reconociendo ser parte de una historia que el Señor viene trazando en esta diócesis, nos fue entregando lo que traía en su corazón: la ternura y la bondad del Buen Pastor gestado con las comunidades de la Diócesis de Merlo-Moreno, en la formación académica, con los sacerdotes, religiosos, consagrados, laicos que lo ayudaron a vivir la comunión fraterna en la Iglesia”, agregó.

“A muchos de nosotros nos causó admiración la fe con que Monseñor Fernando fue asumiendo su enfermedad y viviendo su propia muerte. Desde el primer momento parecía abrazar, no sin dolor, lo que descubría era la voluntad de Dios”.

“El Señor le permitió ir haciendo el proceso para llegar al momento de desenlace de su vida como el encuentro con la hermana muerte. Y en un suspiro suave entregar su vida en paz”.

Asimismo, “en el momento de mayor inactividad, de mayor imposibilidad, a donde sus capacidades fueron disminuyendo significativamente y su cuerpo ya no le respondía mantuvo inquebrantable el don de la fe. Cuando se podríamos decir que: ya no se puede hacer nada no perdió nunca la capacidad de hacer de su vida una entrega testimonial”, aseguró el Vicario.

Respecto al tumor cerebral que padeció Mons. Gil, el P. Cardozo expresó: “no hemos podido curarlo porque no estaba en nuestras manos, pero él nos permitió cuidarlo con el mismo cariño que lo haría su familia y comunidad”.

“En este momento nuestro corazón está en paz porque ¡Cristo es nuestra paz! El que nos permitió compartir un tiempo breve pero intenso con un pastor con olor a oveja”, agregó. 

 

Mons. Fernando Miguel Gil Eisner

Mons. Fernando Gil Eisner nació en Montevideo el 8 de mayo de 1953. En 1966 su familia se radicó en Argentina. 

Se ordenó sacerdote en la Diócesis de Morón, Buenos Aires. Se licenció en Teología, por la Universidad Católica Argentina (UCA) y de Doctor en Historia de la Teología, por la Universidad Gregoriana de Roma.

En la Diócesis de Merlo-Moreno (Argentina) fue párroco, asesor diocesano de Catequesis, director del Seminario Catequístico San Juan Diego, miembro del Consejo Presbiteral, del Colegio de Consultores y del Equipo Diocesano de formación permanente, entre otros cargos.

También, fue miembro y asesor del movimiento de espiritualidad “Soledad Mariana” desde sus origen en 1976 hasta 2018; y director espiritual del Seminario de la Diócesis de Morón (Argentina).

Se desempeñó como profesor en el Departamento de Historia de la Iglesia en la Facultad de Teología de la UCA y director de la Biblioteca de la Facultad de Teología. En 2008 fue nombrado vicedecano de la Facultad de Teología y decano de la misma entre 2009 y 2011.

Entre 1986 y 2007 fue director del Instituto San José del Seminario de Morón (afiliado a la UCA), entre otras labores.

Hasta su nombramiento como obispo fue miembro del Comité de Historia de la Comisión Arquidiocesana de Cultura, de la Junta de Historia Eclesiástica Argentina, del Instituto de Historia del Derecho Canónico Indiano perteneciente a la Facultad de Derecho Canónico de la UCA y del Instituto Bonaerense de Numismática y Antigüedades.

El 24 de julio de 2018, el Papa Francisco lo nombró Obispo de la Diócesis de Salto (Uruguay). Tomó posesión de la Diócesis, el 23 de septiembre de ese año y en noviembre fue nombrado Obispo responsable del Departamento de Catequesis de la Conferencia Episcopal Uruguaya, período 2019-2021, y miembro de la Comisión episcopal para el Seminario Interdiocesano.

Mons. Gil de 66 años de edad, se encontraba de viaje en Roma cuando sintió algunas molestias físicas.

A su regreso en septiembre de 2019, pasó por Argentina y fue internado en el Sanatorio Austral de Buenos Aires porque le diagnosticaron un tumor cerebral.

Tras ser dado de alta se quedó unos días en Buenos Aires y celebró su primer aniversario episcopal. Retornó a Uruguay el 26 de septiembre de 2019.

Etiquetas: Uruguay, fallecimiento, Misa de exequias, Diócesis de Salto, Mons. Fernando Gil

Recibe nuestras noticias por email:

Escriba su nombre y correo electrónico para recibir el boletín diario de ACI Prensa y, ocasionalmente, noticias de último minuto.

Como parte de este servicio gratuito, podría recibir ocasionalmente ofertas de EWTN News y EWTN. Nunca alquilaremos o venderemos su información y usted se puede desuscribir en cualquier momento.

Comentarios