Desconocidos ingresaron y profanaron una iglesia católica en Brasil, y destruyeron todas las imágenes de santos, que suman un total de 28, suscitando el dolor y la indignación de los fieles.

El ataque ocurrió el lunes 10 de octubre, alrededor del mediodía, en la parroquia de São Mateus, en la localidad de São Mateus do Sul, en el estado de Paraná.

“Quebraron nuestras imágenes, pero nuestra fe está firme”, dijo el P. José Carlos Emanoel dos Santos, párroco de la iglesia, en una rueda de prensa realizada este martes 11 de octubre.

En esa ocasión, el sacerdote agradeció las muchas muestras de solidaridad que han recibido.

Más en América

Entre las imágenes destruidas están el Sagrado Corazón de Jesús y Nuestra Señora de la Asunción.

El sacerdote destacó además que “hermanos evangélicos también se pronunciaron con notas de repudio, algo que también agradecemos”.

El P. Diego Ronaldo Nakalski, vicario parroquial, explicó que la persona que destrozó las imágenes “cerró las puertas para cometer esta atrocidad y dejó solo una puerta lateral abierta, por donde habría salido”.

“Parecía que estábamos en guerra por ver todo destruido. Las imágenes nos remiten a algo mayor, a algo del cielo. Cuando la gente las vio quebradas, el sentimiento fue muy grande de dolor, horroroso”, lamentó el sacerdote.

(El artículo continúa después)

En la rueda de prensa también se informó que la policía local ya tiene un sospechoso.

En una nota de la Diócesis de União da Vitoria, el Prelado dijo que confía “en Dios y esperamos que tal persona pueda responder adecuadamente por los actos que ha cometido y que no vuelvan a ocurrir otros actos similares a este”.

“Estamos siendo testigos de la propagación en todo el mundo, y también en Brasil, especialmente en este período electoral, de todo tipo de conflictos a través del odio que divide a las personas, especialmente utilizando las redes sociales”, lamentó el Obispo.

Esto, lamentó, lleva “a la división que solo hace crecer el mal, que separa al pueblo, que no permite el diálogo, enseñando a ver en los que piensan diferente a nosotros un enemigo al que hay que combatir a toda costa”.

“Como obispo de esta porción del pueblo de Dios, especialmente de quienes viven en São Mateus do Sul, exhorto a todos a que no se dejen mover por otros sentimientos que no sean los de los que son verdaderos discípulos de Jesucristo”, indicó Mons. Pinto.

“Que Dios bendiga a nuestro pueblo de São Mateus en este momento doloroso, con quien esperamos estar juntos en breve para un acto religioso de preces y de reparación del mal cometido y sufrido”, concluyó el Obispo.

Este martes a las 7:00 p.m. se realizará una Misa de desagravio, que será presidida por Mons. Walter Jorge Pinto, en la que se bendecirá los altares de los santos que fueron profanados.