La Alcaldía de Guayaquil (Ecuador) premió al P. Wilson Malavé Parrales, director de la obra Comedor para el Hermano Necesitado Señor de la Buena Esperanza, con la “presea al Mérito de Héroes Urbanos” por su labor a favor de cientos de personas en la ciudad ecuatoriana.

La premiación se llevó a cabo durante la sesión solemne del 25 de julio, por los 486 años de fundación de Guayaquil, en la que estuvieron presentes diversas autoridades como el presidente de Ecuador, Guillermo Lasso; y el Arzobispo de Guayaquil, Mons. Luis Cabrera.

La Arquidiócesis de Guayaquil informó que el comedor que dirige el P. Malavé nació hace nueve años para alimentar cada día a 80 personas en situación de calle en el centro de la ciudad. Actualmente ofrece comida a unas 550 personas de lunes a viernes.

“El premio es tributo a un esfuerzo de todos los hermanos que apoyan en la obra del voluntariado ‘Señor de la Buena Esperanza’ que ha unido a todos los grupos de oración y a los benefactores en estos tiempos tan difíciles que estamos pasando donde hay mucha migración, familias disfuncionales, aumento del consumo de drogas o alcohol”, dijo el P. Wilson Malavé, que también sirve como párroco de la iglesia San Agustín.

Entre las personas a quienes sirve esta obra solidaria con comida, ropa o un lugar para asearse hay ancianos, migrantes, madres solteras, vendedores ambulantes, discapacitados e indigentes.

“La gente recibe a Cristo a través de una tarrina que está llena de amor, no es la comida sino el amor de quien dona lo poco o mucho que pueda tener para su prójimo”, dijo el sacerdote.

Más en América

En su página de Facebook, la parroquia de San Agustín también felicitó “a cada una de las personas que están inmersas en esta obra y muchas de ellas pasan desapercibidas entre ellas: Instituciones, personas jurídicas y no Jurídicas, feligreses, miembros de grupos parroquiales, personas que desinteresadamente hacen posible que esta obra salga adelante”.

La Arquidiócesis de Guayaquil anima a los interesados en colaborar con víveres, ropa o voluntariado para esta iniciativa, a que se acerquen a la parroquia San Agustín, ubicada entre las calles Luis Urdaneta y Pedro Moncayo.