19 de enero de 2017 9:25 am

¿Por qué unos presos españoles hicieron una colecta navideña para los más necesitados?

POR BLANCA RUIZ | ACI Prensa

Foto referencial. Foto: Fundación P. Garralda-Horizontes Abiertos.
Foto referencial. Foto: Fundación P. Garralda-Horizontes Abiertos.

Que unos presos compren de su propio dinero más de 100 kilos de alimentos para los más necesitados es algo, sin duda, sorprendente. Lola Navarro, presidenta de la Fundación P. Garralda-Horizontes abiertos fue testigo de ello en la Navidad de 2015 y asegura que se consiguió gracias a la gran generosidad de los presos y al trabajo que su fundación realiza con reclusos en varias cárceles españolas a quienes tratan como hermanos.

Ayudar a los presos a rehacer su vida, superar sus adicciones e insertarse de nuevo en el mercado laboral es un reto que la fundación Padre Garralda-Horizontes Abiertos lleva consiguiendo desde hace 40 años.

Lola Navarro, presidenta de esta fundación cuenta a ACI Prensa cómo el sacerdote jesuita Jaime Garralda comenzó a trabajar con presos hasta llegara atender actualmente, a través de su fundación, a más de 200 personas en las cárceles, casas habilitadas para permisos y talleres de reinserción laboral.

“El jesuita Jaime Garralda vivió durante 16 años en un poblado chabolista (villa miseria) en los años 60. Allí muchas mujeres quería visitar a sus maridos o sus hijos que estaban en la cárcel. El P. Garralda y algunos voluntarios comenzaron a acompañarlas y comenzaron una acción social con la cárcel y con todas las realidades que se desprenden de estos centros penitenciarios”, explica Navarro.

Una gran acción social que, según precisa Navarro, está basada en la fuerza del P. Garralda, que es la fuerza del Evangelio”. En sus albergues, comenta, hay cristianos, ateos, musulmanes: “no preguntamos de dónde vienen sino si quieren salir adelante, abrir su horizontes. Somos una familia y ayudamos a nuestros hermanos”.

Presos solidarios

Navarro cuenta emocionada cómo durante la Navidad del año 2015 un grupo de presos de la cárcel de Estremera (Madrid) decidió hacer su propia “operación kilo” para comprar con su propio dinero en el supermercado de la cárcel alimentos no perecederos.

“Todos los presos que participaron coincidieron en entregarle los más de 100 kilos de comida a la fundación del P. Garralda para que se ayudara a quien consideraran, porque saben que hay gente que lo necesita más que ellos”.

“También tenemos la figura del ‘voluntario residente’, es decir, presos que están en al final de su condena y que ayudan a otros en la cárcel para que consigan metas, para que comiencen un itinerario para que su estancia en la cárcel sea lo más llevadera posible”.

Esto, apunta, “es bonito porque ve como tú les has ayudado y ahora son ellos los que se implican con los otros presos para devolver lo que se les ha dado y los horizontes que se les han abierto”.

La Fundación tiene un centro de rehabilitación para presos con drogodependencias en el que viven más de 100 personas, pisos para enfermos de VIH, y avalan a presos que cumplen determinados requisitos para que puedan solicitar alguna salida controlada.

“Esta ayuda la llamamos ‘hacia la libertad’ porque se necesitan avales como familiares o amigos que garanticen que la salida del preso de la cárcel tendrá unas condiciones mínimas y también que volverá cuando el permiso se acabe. Nosotros avalamos a determinadas personas que no tienen a quién recurrir y ayudamos a que esa salida sea lo mejor posible”, señala la presidenta de la fundación a ACI Prensa.

Navarro comenta que el programa que más le gusta a ella es el que realizan con los hijos de madres presas: “organizamos campamentos para los niños, salidas con las madres, talleres para aminorar los prejuicios que se les crea en la cárcel y ayudamos a madres e hijos a tener una vida un poco más normal al menos durante unos días”.

Recientemente la fundación P. Garralda-Horizontes abiertos ha comenzado un centro para personas sin hogar en situación de convalecencia hospitalaria o enfermedad terminal.

“Un alta hospitalaria siempre es una buena noticia… cuando tienes donde ir, porque para las personas sin hogar es una malísima noticia ya que tienen que salir del hospital pero su convalecencia no ha terminado. Por eso iniciamos este recurso para acompañarles y cuidarles”.

Más información sobre la fundación P. Garralda-Horizontes Abiertos y cómo ayudar AQUÍ.

También te puede interesar:

Etiquetas: España, presos, indultos a presos, cárcel, centro de ayuda

Comentarios