31 de mayo de 2016 10:21 am

¿Por qué la película “Últimos días en el desierto” es tan aburrida?

Mons. Robert Barron
Redacción ACI Prensa

El pasado 13 de mayo fue estrenado en Estados Unidos la película “Últimos días en el desierto”, que trata sobre los 40 días de ayuno y oración que pasó Jesús en ese lugar en los que además, fue tentado por el mismísimo demonio.

Mons. Robert Barron, Obispo Auxiliar de la Arquidiócesis de Los Ángeles, hace la siguiente crítica sobre el filme:

Con su última película, “Últimos días en el desierto”, Rodrigo García ha logrado algo verdaderamente destacable. Ha tomado un extracto de la vida de la persona más interesante que jamás ha vivido y lo convirtió en una película colosalmente aburrida.

Mientras observaba “Últimos días en el desierto”, me acordé de muchas películas que vi en París cuando estudiaba el doctorado: un montón de disparos ininterrumpidos de escenas de parajes, muchas tomas de gente que camina alrededor y no dice nada, un sinfín de primeros planos de caras serias con la mirada perdida a media distancia. A veces pensaba que toda esta especie de “meditación” daría lugar a un resultado espectacular, pero no, solamente había más personas caminando alrededor y mirando.

Lo que hizo la película tan tediosa no fue simplemente su estilo cinematográfico; fue el hecho de que, al igual que decenas de películas similares de los últimos 50 años, se retrató a Jesús simplemente como un ser humano, un ser que busca espiritualidad entre muchos otros.

Voy a confesar que me causó gracia la publicidad que anuncia a este filme como "imprudente" y "osado" al presentar a un Cristo más humano. ¡Por favor! Lo que sería realmente dramático y revelador sería una película que muestre convincentemente que el carpintero de Nazaret también es Dios.

Con la caracterización de Ewan McGregor vemos a Jesús como un hombre bueno, decente y honesto que está seriamente buscando su camino. No hay nada milagroso, distintivo o particularmente sobrenatural en Él. Este Cristo es como cualquier otro fundador religioso, de hecho, como cualquier persona espiritualmente alerta que se puede encontrar al interior de una iglesia.

¿Por qué debemos prestar atención a Cristo? ¿Por qué esta figura se recuerda después de 2000 años? ¿Por qué gran parte de la civilización occidental se basa en Él?

Ahora, por favor no me malinterpreten: una clara afirmación de la humanidad de Jesús es parte fundamental de la doctrina cristiana. En el lenguaje del Concilio de Calcedonia, Cristo es "verdaderamente humano y verdaderamente divino", las dos naturalezas son inherentes a la unidad de una persona y se unen "sin combinarse, mezclarse o confundirse". De acuerdo con la Iglesia, Jesús no es cuasi-divino o cuasi-humano, a la manera de Aquiles o Hércules, sino completamente humano y completamente divino.

Ha existido, de hecho, a lo largo de la historia cristiana, la tentación de caer en una interpretación monofisista según la cual Jesús tiene una sola naturaleza, a saber divina. Según esta interpretación, la humanidad del Señor es un simulacro de una naturaleza humana real, como si Dios simplemente tomara la apariencia de un ser humano. La tradición cristiana se ha opuesto siempre a ese punto de vista. De hecho, durante la controversia monofisista del siglo VIII, la Iglesia sostuvo que Jesús tiene una naturaleza humana constituida totalmente, y que está dotado de una mente y voluntad humana.

Por lo tanto, es perfectamente admisible hablar del desarrollo en la naturaleza humana de Jesús como lo hace el Evangelio de San Lucas: "y Jesús crecía en sabiduría, edad y gracia ante Dios y el hombre". Incluso es apropiado hablar, como la Carta a los Hebreos lo hace, de Jesús siendo "tentado en todo lo que somos”.  Consecuentemente “Últimos días en el desierto” se justifica sin duda en retratar al Señor como propenso a la tentación y el desánimo.

Pero si Jesús es meramente humano, ¡a quién le importaría! Lo que lo hace irresistible, fascinante y extraño es el juego entre su humanidad y su divinidad. En realidad, toda la poesía y el teatro del cristianismo que se encuentra en la Catedral de Chartres (Francia), la Divina Comedia de Dante, la Suma Teológica de Santo Tomás, los sermones de John Henry Newman, los ensayos de Chesterton, la mística de Teresa de Ávila y el ministerio de la Madre Teresa, están en función de esta yuxtaposición. Reducir a Jesús al nivel humano es hacerlo totalmente insulso y vulgar, eso es precisamente lo que tenemos en los “Últimos días en el desierto”.

Hay una distinción entre la Biblia y prácticamente todas las espiritualidades, religiones y filosofías del mundo. Mientras que las tres últimas pueden articular muy bien la dinámica de nuestra búsqueda de Dios, la primera (la Biblia) no está principalmente interesada en aquella historia, sino que trata de la búsqueda de Dios para con los hombres.

Eso sí, la primera historia se dice y se repite una y otra vez en la literatura espiritual, desde la Epopeya de Gilgamesh a la Guerra de las Galaxias. Se ha engañado a las mentes de algunas de las grandes figuras de la historia de la humanidad: Homero, Virgilio, Cicerón, Platón, Spinoza, Kant, Newton, y James Joyce. En un sentido muy real, el mitólogo comparativo Joseph Campbell tenía razón: en todas las culturas del mundo una gran canción es cantada y un solo mito se repite.

Pero la Biblia no es un mito más que se repite. Es la consideración profunda y sorprendente de cómo el Creador del universo nos busca incansablemente y viene por nosotros personalmente en Jesús de Nazaret. Jesús no es un hombre más en busca de Dios; Él es Dios en la carne en busca de su pueblo: "No eres tú quien me ha elegido; soy Yo el que te ha elegido a ti".

Tendría que haber un cineasta que pueda salir al frente para contar esa historia.

Etiquetas: Obispo, Cine, película católica, Película, Mons. Robert Barron, crítica

Comentarios