“El demonio no es un mito, sino que es una realidad muy real, más de lo que pensamos en la vida de los cristianos”, señaló el P. Francisco Torres Ruiz, exorcista en la Diócesis de Plasencia (España), quien en declaraciones a EWTN Noticias explicó el por qué algunos sacerdotes niegan la existencia del diablo.

“Negar la existencia del diablo es negar la Sagrada Escritura. Tenemos que afirmar rotundamente con la fe de la Iglesia que el diablo existe”, sostuvo el P. Torres al describir cómo al enemigo se le nombra en la Biblia desde la creación de Adán y Eva “revestido de forma de serpiente que les induce a la tentación, y que desde entonces hasta el final de los tiempos va a estar haciendo la guerra contra Dios y contra su obra salvífica”.

Asimismo, el exorcista detalló que del maligno también hablan los Padres de la Iglesia, los santos como San Antonio y San Gregorio Magno, y el Concilio Cuarto de Letrán “que afirma, taxativamente, que el diablo fue creado bueno por Dios, pero que a sí mismo se hizo malvado por esa opción fundamental que tomó en contra de Dios”.

En este sentido, el presbítero considera que el negarlo se debe muchas veces a un problema psicológico, porque “aquello que nos da miedo o que nos es incómodo, es mejor negarlo que afrontarlo”.

Asimismo, enfatizó que otra razón por la que algunos sacerdotes niegan la existencia del demonio es por “una formación deficiente”. Mientras que aquellos que están formados y lo niegan pertinazmente caen entonces en herejía. 

“Creo que estas tres razones: o bien por negar lo que nos da miedo, o bien por una formación deficitaria o bien por pura herejía son, me parece, las tres razones por las que muchos sacerdotes, religiosos, obispos incluso, pues no aceptan o no predican sobre la existencia del diablo”, precisó.

Más en España

La forma del demonio

Más adelante, el  P. Francisco Torres comentó que las representaciones de las realidades divinas o espirituales han surgido del colectivo e imaginario popular, y explicó algunas de las formas con las que se representa al demonio.

“Los cuernos siempre son signo de dominio, de poder, de fuerza, algo que da miedo. O por ejemplo la cola, famosa, es la cola de la serpiente del dragón”.

“Pero realmente el diablo no tiene una forma definida puesto que es un espíritu angélico y los ángeles no tienen forma definida humana”, resaltó.

Para terminar, ante la pregunta de cómo explicar o mostrar la existencia del demonio a las personas que no creen que realmente existe, el exorcista señaló que “está la Escritura, está la fe de la Iglesia, están testimonios palpables, ciertos, de mucha gente que ha tenido una experiencia negativa, terrible con el diablo”. 

“Yo espero que se dejen convencer por testimonios ajenos y que nunca se tengan que convencer por experiencias propias, que son dramáticas y terribles”, concluyó el exorcista.

(El artículo continúa después)